¿Dónde está la cabeza de Francisco Villa? Aquí algunas versiones

CHIHUAHUA.- El miércoles 3 de junio de 1968, una nota periodística reseñaba la publicación de un reportaje aparecido originalmente en el «Chicago Sun Post», en el que se informó que el presunto cráneo de Francisco Villa fue descubierto por un profesor de Lenguas Romances de la Universidad de Missouri.

«Encontraron en EEUU el Cráneo de Pancho Villa», decía el cintillo encima del cabezal del periódico, y la cabeza de la nota rezaba: «Un Profesor Norteamericano la Entregó Para que sea Regresada a México».

En aquella lejana edición se decía que la señora Elva Quiñones de Morales había remitido un reportaje del rotativo chicaguense «relacionado con hechos ocurridos hace muchos años en el cementerio de la ciudad de Parral, Chihuahua, durante los cuales los restos del general Francisco Villa fueron encontrados, separada su cabeza del cuerpo, lo cual generó un escándalo internacional».

El material del «Sun Post» afirmaba que un profesor de Missouri, el doctor Boyd G. Carter, había encontrado el cráneo de Villa y se lo había entregado al señor Guillermo Guzmán West, hijo del escritor Martín Luis Guzmán, para que lo regresara a México.

Pero todo quedó en el papel.

Y todavía hoy, la gente se pregunta: ¿Dónde está la cabeza de Francisco Villa?

El misterio de la profanación de la tumba del Centauro del Norte, excita la imaginación del pueblo, y sobre este tema giran versiones periodísticas y una multitud de leyendas populares.

pancho

Las diferentes gacetas de información local dijeron al respecto al día siguiente del macabro suceso:

«Parral, Chih. 6 de Febrero 1926. Esta mañana amaneció profanada la tumba del Gral. Francisco Villa, y su cadáver decapitado».

EN UNA PRIMERA VERSION, el general Francisco R. Durazo, habría dicho que el general Arnulfo R. Gómez había sido el autor intelectual de la decapitación. Afirmaba que un hombre del que no se sabe su nombre, pero que lo apodaban ’El Chololo’, había llegado a Parral enviado por el general Gómez.

EN LA SEGUNDA VERSION: Los doctores James Whitney Hall y Orlando Scott, procedentes de Chicago, habrían contratado a un individuo de ascendencia sueca llamado Emilio Holmdhal y a un tal Alberto Corral, para que decapitaran el cadáver. Estos fingieron ser mineros, llegaron a Parral y se hospedaron en el Hotel Fuentes, la noche del 5 de febrero, salieron del hotel en su automóvil y se trasladaron al panteón. Según esta versión, saltaron la barda, abrieron la tumba y decapitaron el cadáver. Se piensa que alguno se lesionó, porque allí quedaron algunos algodones tintos en sangre. Regresaron al hotel, y al día siguiente fueron aprehendidos por la policía, a instancias de don Juan Amparán, administrador del cementerio, quien los identificó como sospechosos. A pesar de habérseles encontrado un hacha manchada en sangre, picos y herramientas de mineros, estos dos individuos fueron puestos en libertad «por falta de pruebas».

TERCERA VERSION: Dicen que el general Francisco R. Durazo recibió una oferta de los americanos de 10 mil dólares por la entrega de la cabeza de Villa. Durazo ordenó al cabo José M. Garcilazo y a los soldados José Martínez y Felipe Cruz, la tarea de decapitar a Villa.

Emilio Holmdhal era el encargado de recibir la cabeza y entregar a Durazo la cantidad convenida, pero el escándalo que levantó la detención de Holmdhal trastornó todos los planes. Y finalmente no se realizó la operación.

La cabeza de Villa anduvo de una mano a otra, hasta que fue sepultada en un lugar cercano a la carretera de Parral a Jiménez, según esta tercera versión.

CUARTA VERSION: Ciudad Juárez, 13 de febrero de 1926. La prensa americana, después de entrevistar a Emilio Holmdhal, que llegó a El Paso, Texas procedente de Parral, publicó la sensacional noticia de que la cabeza de Villa estaba en Chicago en poder del doctor Orlando Scott, quien se proponía estudiarla.

QUINTA VERSION: El General Arnulfo R. Gómez recibió una oferta de 50 mil dólares de unos americanos por la cabeza de Villa. Durazo ordenó a Guillermo Villacruz, Médico militar, que con unos soldados decapitara a Villa, y entregara la cabeza a Ernesto Weisel, su chofer. Pero los americanos sólo querían pagar la mitad, y como sólo recibieron 10 mil pesos, Durazo ordenó a sus hombres que se deshicieran de la cabeza.

Weisel la habría enterrado entre Parral y Salaices.

Entonces, ¿dónde está la cabeza de Francisco Villa?

Fuente: La Crónica de Chihuahua

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Copy Protected by Chetan's WP-Copyprotect.