Primer Batallón del Istmo, los héroes de la Revolución

Édgar Cruz

TEHUANTEPEC.- La Revolución Mexicana también tuvo presencia en esta ciudad con  más de mil 200 tehuanos que formaron el Primer Batallón del Istmo con el que lideraron varias batallas a favor de Venustiano Carranza.

La historia de la Revolución Mexicana por su paso en esta ciudad aún es incierta, pues a decir del historiador Mario Mecott Francisco, no hay textos oficiales que avalen la presencia de este movimiento armado por Tehuantepec.

El libro inédito “La Revolución Mexicana en el Istmo de Tehuantepec” de Mecott Francisco relata los aspectos importantes de este hecho en la ciudad, y resalta la participación del Primer Batallón del Istmo donde se enlistaron mil 200 tehuanos, incluyendo decenas de mujeres soldaderas que contribuyeron a lograr los éxitos de este grupo armado.

La primera protesta de 1911

Seis meses después de iniciar oficialmente la Revolución Mexicana, los campesinos tehuanos protestaron contra el Jefe Político Federal, Manuel Jiménez Ramírez, exigiendo su destitución y comenzado así la gesta heroica de lo que llamarían el Primer Batallón del Istmo.

El 25 de mayo de 1911 Jesús Carballo incitó a los campesinos de Tehuantepec a revelarse contra el representante del presidente Porfirio Díaz, de quien ya habían pedido su destitución con un movimiento armado en la zona norte y centro del país.

Sin embargo, a la hora del enfrentamiento, Jesús Carballo se acobardó y en su lugar entró Alfonso Santibáñez, el máximo dirigente revolucionario de esta región.

El Primer Batallón del Istmo comenzó oficialmente en 1914 una vez que Santibáñez planeó levantarse en armas el 13 de julio de 1913, tras haber sido recluido por el supuesto asesinato de Carlos Wolrich, representante del Gobierno estatal.

“El 13 de julio estalló la Revolución en Tehuantepec secundando a Venustiano Carranza. Con Santibáñez participaron Manuel Díaz G., Luis J. Mora, Manuel Parra, Abraham Rodríguez y los hermanos Lazarillo”, dijo Mario Mecott.

De 1913 a agosto de 1914 participaron en la lucha armada contra Victoriano Huerta y no fue hasta la caída de éste que pudieron conformar su batallón.

El batallón constitucionalista

Con la formación del Primer Batallón del Istmo, con más de 1400 efectivos, principalmente de Tehuantepec, se logró a poyar a Venustiano Carranza en su lucha por el control del país.

Así, el batallón se hizo constitucionalista por la lucha que éstos realizaron en diferentes partes del país como Guerrero, Colima y los estados del noreste mexicano para secundar la creación de una nueva constitución que pudo palparse hasta 1917.

“Incluso actuaron contra los villistas por defender los ideales de Carranza, por eso el General Francisco Murguía los nombró –a los del Batallón- su escolta personal por la valentía y efectividad de sus combates”, relata el historiador tehuano.

Sin embargo, con la elección de 1920, Carranza quedó derrotado con el Plan de Agua Prieta que proclamó Plutarco Elías Calles y Álvaro Obregón, dando el fin a los tehuanos revolucionarios quienes regresaron a su tierra en la segunda década del siglo XX.

La Revolución no les hizo justicia

Con el triunfo del Plan de Agua Prieta, que desconocía al gobierno Carrancista, los tehuanos del Primer Batallón del Istmo regresaron sin el éxito que pudieron obtener por su participación heroica en la Revolución Mexicana.

“Y es en este periodo donde entran personajes de Juchitán como Heliodoro Charis, quien fue beneficiado tras apoyar a Obregón mientras que a los tehuanos sólo les quedó el consuelo de haber participado”, sostuvo Mecott Francisco.

Sin embargo, cuenta el historiador que los campesinos que participaron en el movimiento armado no tenían suficientes tierras para sembrar y en una de las visitas que hiciera el pintor Diego Rivera a Tehuantepec les aconsejó organizarse y formar su ejido “porque ése era uno de los beneficios constitucionales que había dejado la Revolución”.

Y así lo hicieron. Los campesinos del barrio Guichivere conformaron su Comité Ejecutivo Agrario en 1934 y siendo presidente de la República Abelardo R. Rodríguez, les fue ortogado 642 hectáreas a los campesinos revolucionarios de Guichivere bajo el esquema de ejido, teniendo a su primer comisariado, Alberto Vega, en 1935.

La Revolución Mexicana por Tehuantepec también se cuenta en diversos personajes, hechos, y aspectos como la música y la vestimenta típica que aún persiste.

Sin embargo, para Mario Mecott la falta de textos aún mantiene incierta la presencia de este movimiento armado en la ciudad que mostró, dice, la valentía en cientos de hombres y mujeres que ofrecieron su vida por las garantías que hoy se gozan.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Copy Protected by Chetan's WP-Copyprotect.