Viven hacinados 80 % de familias oaxaqueñas

Edgar CRUZ

TEHUANTEPEC, OAX.- La secretaría de Desarrollo Agrario Territorial y Urbano (SEDATU) destacó que en Oaxaca un 80 por ciento de las familias sufren de hacinamiento, porque tienen más de tres personas viviendo en un módulo, generando muchos problemas sociales.

En México el artículo cuarto constitucional establece el derecho a una vivienda digna y decorosa, a donde se puede integrar la familia con respeto a sus individualidades y haya espacio de estudio y entretenimiento.

Pero ese derecho no es aplicable a todos. El hacinamiento, según expertos, es la causa principal de conflictos sociales violentos y la disminución de la seguridad personal.

“El 60 por ciento de la pobreza en nuestro país está en las ciudades, ya no está solamente en el medio rural o en las zonas indígenas, porque las ciudades son polos de atracción y la gente llega a las ciudades precisamente para buscar una oportunidad, se asienta en estos lugares periféricos y las casas son casas que carecen muchas veces de lo más elemental, de un baño, de un piso firme, de un techo firme, por supuesto de un cuarto adicional”, dijo Dariana Lerman, representante de la Secretaria de Desarrollo Agrario Territorial y Urbano (SEDATU) en Oaxaca .

Para tratar de minimizar estos efectos de hacinamiento, la Sedatu creará durante este año en México más de 78 mil cuartos adicionales que significa una inversión de mil 544 millones de pesos para la construcción o ampliación de habitación a través del programa “Un Cuarto Más”.

Al mes de abril se han construido 107 mil cuartos adicionales desde que arrancó este programa en el año 2014, beneficiando a igual número de familias en todo el país.

En Oaxaca serán varios los municipios beneficiados con más de dos mil cuartos adicionales, y poblaciones como Tehuantepec han sido elegidos para construirse 650 habitaciones extras en las casas de familias de bajos recursos.

Dariana Lerman dijo que ya existe un estado de beneficiarios directos, pero hay que llevar un censo con visitas domiciliarias, donde les permita definir si el beneficiario puede ser apto o no.

Y es que debido al censo del INEGI en 2010, el beneficiario ya puede contar con una casa, ya no viva en el mismo domicilio o haya cambiado a otro estado por migración u otras circunstancias, , por lo que se visitará de casa en casa de los posibles beneficiarios para ejecutar varios criterios de elegibilidad.

“No es una selección por parte del Ayuntamiento, se tomaron en cuenta los censos del INEGI del 2010 y el cual valida el Coneval, quienes fueron las instancias encargadas de verificar cuales son las poblaciones que lo necesitan de acuerdo al índice de desarrollo humano”, señaló.

El proyecto consta de la construcción de 20 metros cuadrados, cuenta con acabados, puertas, ventanas, electrificación, piso y se va entregar llave en mano para el disfrute del beneficiario quien no aportará nada ya que el programa es federal yse baja a través de las entidades federativas.

En Tehuantepec, las zonas beneficiadas serán El Cairo, la colonia Jordán, Santa Cruz Bamba y Garrapatero, Sanjon y Garrapatero, la colonia Alejandro Cruz Martínez así como Morro Mazatán, entre otras comunidades que contarán con esta ampliación de casas.

Hogar, dulce hogar

Al menos en uno de cada cuatro hogares mexicanos se han incorporado a vivir bajo el mismo techo el yerno, la nuera o los nietos del jefe del hogar, ante las dificultades económicas de los hijos para iniciar o mantener una familia, indicó el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi). El 26.6 por ciento de los hogares familiares está en esta situación.

Con un incremento de hacinamiento del 28.5 por ciento, este fenómeno de “hogares ampliados y compuestos”, se agravó durante la última década hasta abarcar más de 7 millones de hogares, mientras, las condiciones económicas han propiciado que sobrevivan en el país 2 millones 300 mil familias “donde ninguno de sus integrantes tiene un trabajo remunerado”, señaló el organismo.

El espacio es vital al llegar cansado a casa y recibir un abrazo de quien quieras, o hacer la tarea sin escuchar los gritos de tu familia o la casa del vecino o si eres una adolescente no comenzar desabotonarte lentamente el uniforme con el terror ese de que la familia entera te mire con los ojos.

La intimidad de cada miembro de la familia es importante, se acuerdo a la representante de Sedatu en Oaxaca, quien señaló que algunos problemas por el hacinamiento llegan a desmembrar un hogar o a separar a los seres queridos.

Según estudios, el hacinamiento puede provocar daños a la salud como enfermedades físicas o mentales alteraciones en el desarrollo de la personalidad. “Vivir en espacios pequeños incrementa el estrés y reduce las defensas naturales de la gente, debido a que las personas se ‘estorban’ entre sí”, detalla un análisis del departamento de psicología de la UNAM.

Pero más allá de los problemas que causa el vivir aglomerados, en el Istmo, las familias optan por arropar a los nuevos integrantes como la nuera, los nietos o el abuelo, con el fin de garantizarles la seguridad y el bienestar que no pueden conseguir de manera independiente.

En la casa de la familia Ortiz de Tehuantepec viven los papás, sus tres hijos, dos de ellas casadas y con cuatro niños en total, más un joven adolescente que lleva a su novia a convivir casi a diario en su hogar.

Para ellos, ya es normal vivir hacinados, a veces con discusiones o diferencias, pero aseguran que si tuvieran sus propias casas sería mucho más cómodo desarrollar sus vidas, lamentablemente su condición económica se los impide.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Copy Protected by Chetan's WP-Copyprotect.