¿Y LA DIGNIDAD DEL PRESIDENTE?

Más allá de la retórica diplomática, de buscar acuerdos a base del diálogo y el respeto, de tender puentes y no muros,  México y su gobierno no pueden aceptar a Estado Unidos sin un trato entre iguales.

La exigencia social de fijar una postura de dignidad ante las políticas y declaraciones arrogantes del presidente Donald Trump no ha llegado a oídos del mandatario mexicano, que hasta ahora, cree poder lograr cambiar las acciones del gobernante vecino.

Para México debe quedar claro que sin un trato digno, es imposible sostener una relación de amistad, negocios y respeto con su vecino del norte.

La dignidad del gobierno mexicano, pero más que nada, la de Enrique Peña Nieto, parece estar pisoteada cada día con las declaraciones y hasta con las posiciones de Donald Trump a través de un tuit.

México le ha apostado al diálogo y el respeto pero desde la Casa Blanca los mensajes de confrontación, intolerancia y falta de respeto son el camino para la ruptura cercana entre dos países socios.

¿Hasta cuándo seguirá el gobierno mexicano tolerando las acciones de irrespeto a nuestro país? Lo último que debe permitir Peña Nieto es que la dignidad del gobierno caiga en lo más profundo. Esta nueva advertencia de su homólogo Donald Trump de cancelar el encuentro entre ambos si nuestro país no quiere pagar el muro fronterizo, es la oportunidad para demostrar hasta dónde está la dignidad del mandatario mexicano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Copy Protected by Chetan's WP-Copyprotect.