La Candelaria, el día de vestir al Niño Dios

Edgar CRUZ

TEHUANTEPEC.- Además de pagar los tamales y el atole de leche, mañana los fieles acudirán a los templos católicos para presentar a los Niños Dios y recibir la bendición en el Día de la Candelaria, según la tradición cristiana.

Vestir al Niño Dios con ropajes de su santo favorito, de algún personaje característico o de algunos de los ángeles existentes, sigue siendo de lo más socorrido por los fieles pese a los altos costos del ropón.

En algunos comercios de la ciudad, los vestidos para el Niño Dios se ofrecían con precios entre los 120 y 450 pesos, dependiendo del tamaño y del tipo de confección.

Angélica Ruiz dijo que decidió vestir a su Niño de “Arcángel Gabriel” para que lo proteja de las malas vibras y la guíe siempre en su andar diario. El solo traje le costó 300 pesos para que este martes sea celebrado en el Día de La Candelaria.

“Llevo muchos años con él, siempre trato de cambiarle su ropa cada 2 de febrero o en el Día de Reyes porque es como un hijo mi niñito Dios”, sostuvo.

Conmemorar este día de gran importancia para muchos católicos implicó generar un gasto, particularmente en el ropón que usará el Niño Dios durante este año y con el cual fue presentado en el templo.

Para la iglesia católica, la cuarentena de María, la madre de Jesús, se cumple el 2 de febrero y los pasajes bíblicos revelan que ese día, la Virgen acudió a presentar a su hijo al templo, como lo hacían en la tradición Judía. Y aunque el 6 de enero concluyeron los festejos navideños, para muchas personas se extiende hasta el Día de la Candelaria.

Esta costumbre de vestir al Niño Dios se asocia con la celebración de los 40 días del nacimiento de Jesucristo.

Para ponerle el vestido del Arcángel Gabriel a su Niño, Carmen Gutiérrez gastó 285 pesos en la ciudad de Oaxaca, cuando fue de vacaciones el mes pasado porque aquí, aseveró, es más costoso.

La variedad de ropones del Niño Dios varió en gustos y costos. Los más comunes fueron de San Judas Tadeo, el Niño de las Palomas, el Niño de la Suerte, el Niño Doctor así como el Niño del Sagrado Corazón.

Sin embargo, la venta de estos ropones ha sido baja de acuerdo a varios comerciantes ambulantes y del mercado central “Jesús Carranza”.

A comparación de otros años, vendedores como la señora Juanita, asegura que la venta ya es muy escasa porque la gente ya no acostumbra a vestir ni llevar a sus Niños Dios a las iglesias para bendecirlo.

De hecho, anteriormente se buscaba una madrina para que le comprara la ropa, los huarachitos y hasta la silla donde se sentaba la figura del niño durante la conmemoración de La Candelaria.

En varios comercios del mercado “Jesús Carranza” se pueden encontrar diversos modelos y precios de la vestimenta que llevarán a su presentación los Niños Dios.

Para un Niño de la talla 30, la más usual entre los comerciantes, existen vestidos que van desde los 300 hasta los 450 pesos, dependiendo del tipo de confección de la ropa.

El gasto que genera la presentación del Niño Dios en el templo puede llegar hasta los 600 pesos, sólo para la ropa y accesorios del Santo Niño, sin contar los aperitivos que muchas familias suelen otorgar por este momento.

Vestir al Niño Dios va a depender de su tamaño, pero también del tipo o estilo de ropa que se le quiera poner.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Copy Protected by Chetan's WP-Copyprotect.