Crisóforo Rivera, el constituyente tehuano de 1917

Mario Mecott

TEHUANTEPEC.- La historia en la promulgación de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos del 5 de febrero de 1917 da un papel fundamental a Tehuantepec a través de su representante político en el Congreso constituyente de Querétaro.

Se trata de Crisóforo Rivera Cabrera, diputado por la XXVI Legislatura quien además representó a Pedro Jarquín, Pedro Bichi ¨ en la Convención de Aguascalientes, distinguiéndose junto con García Vigil y Obregón en no permitir la representación Felicista oaxaqueña que encabezaron Francisco Canaria y Enésimo González en la asamblea convencionista.

Crisóforo Rivera, diputado constituyente de 1917

Fue segundo secretario de Don Jesús Carranza, habiendo sido el primero en informar a Don Venusiano Carranza de la aprensión de su hermano por Santibáñez.

Esta posición lo distingue como luchador social. Al finalizar el año de 1917 ante el Congreso Constituyente representando al XX y XVI circulo electoral, Crisóforo Rivera y José F. Gómez Jr. Sostuvieron la creación del estado del Istmo de Tehuantepec, encontrando fuerte resistencia u oposición de los legisladores veracruzanos encabezados por Heriberto Jara.

Posteriormente Diputado en las Legislaturas XXVII y XXIX. De 1937 a 1939, Abogado auxiliar de la Junta Central de Conciliación y Arbitraje en el Distrito Federal. Presidente substituto de la referida Junta, despachando asuntos relacionados con Ferrocarriles y Petróleos.

Crisóforo Rivera Cabrera “mano de martillo” como le llamaba Alfonso Cravioto, falleció el 2 de julio de 1955, en la ciudad de México, siendo inhumado en el Lote de Constituyentes del Panteón de Dolores.

Vida y trascendencia

Nació en Tehuantepec, Oaxaca, siendo hijo de Daniel Rivera y Manuela Cabrera. Hizo sus estudios en el Instituto de Ciencias y Artes de Oaxaca. Combatió siendo estudiante por medio de la prensa al gobierno de Porfirio Díaz. En 1911 protestó junto con Vicente Calvo Monterrubio y Alfonso J. Santibáñez, por haber aparecido su nombre en el manifiesto que el club Felicista de Tehuantepec lanzó apoyando la candidatura del General Félix Díaz (sobrino del dictador) para la gubernatura del estado, declarándose de filiación maderista, exigiendo fuera tachado su nombre del manifiesto.

Fue Delegado del Centro Antirreeleccionista en el Istmo de Tehuantepec. Diputado por la XXVI Legislatura, perteneciendo en la misma al Bloque Renovador. Fue perseguido y sentenciado a muerte por el gobierno de Huerta. En 1913 administrador Principal del Timbre de Hacienda y Crédito Público.

En 1916 Administrador de la Aduana de Piedras Negras, Coahuila y Secretario de la Comandancia General. Fue Diputado al Constituyente de Querétaro formando parte del ala izquierda junto con Mújica, Jara y otros, quienes proyectaron y lucharon para la aprobación de los artículos más avanzados en nuestra Carta Magna.

El legendario Cristóbal Salinas

Pero muchos años antes, también en Tehuantepec surgió otro diputado constituyente, pero de 1957, en el periodo de gobierno de Benito Juárez.

El Coronel Cristóbal Salinas, el más grande héroe y patriota de todos los tiempos, nació en Tehuantepec en 1818. En diciembre de 1854, junto con José Gregorio Iribarren, José Encarnación Pérez, Luis Belio Mejía y otros connotados liberales tehuantepecanos, marcharon a Juchitán para pronunciarse con los juchitecos a favor del Plan de Ayutla. Por considerar que el Subprefecto del lugar simpatizaría con la causa, fue comisionado para invitarlo a secundar el Plan, lo que aceptó aparentemente Gerardo López, pidiéndole tiempo para organizar el pronunciamiento.

Retirado Salinas, López organizó a las fuerzas para aprehenderlo en el jacal donde se refugiaban a la orilla de la población. Enterado, apenas si tuvo tiempo de ocultarse, no así su secretario José Encarnación Pérez, quien fue y trasladado a Tehuantepec, siendo fusilado el 8 de enero de 1855.

En unión del padre López pidieron al fin pronunciarse a favor del Plan de Ayutla, siendo destacadas las fuerzas para someterlos y como fuera infructuoso para las autoridades firmaron más tarde el armisticio, quedando controlado la región por los liberales, nombrándose al Presbítero. Miguel López como Jefe Político y Militar, mismo que más tarde fue desconocido por los liberales por haberse extralimitado de sus funciones siendo nombrado por su sustitución a Cristóbal Salinas creando la sesión entre los liberales Istmeños, que terminó en el fuerte combate sucedido el 11 de Septiembre de 1856 en Tehuantepec, en donde cayó mortalmente herido López.

De acuerdo al acta, Salinas había quedado investido como jefe político y militar del territorio, logrando descubrir el 18 de noviembre de ese año una conspiración a los que finalmente sometió y en una junta celebrada con su guarnición, el Batallón de Tehuantepec firmó una especie de pacto de honor de ser fieles a las autoridades.

Al arribo de Juárez a Tehuantepec fue sustituido Salinas de su cargo, comisionándolo a Oaxaca, marchando con una sola sección de su Batallón “Galeana” mandada por el capitán Francisco Cortés, teniente Nazario de la Rosa y sub teniente Ángel Mirón.

A principios de Abril de 1857, el partido liberal había iniciado las actividades liberales en el estado de Oaxaca para el nombramiento del Gobernador y Diputados locales a integrar el Congreso Constituyente del estado y las elecciones se llevaron a cabo el 24 de mayo, resultando como electo como Gobernador Benito Juárez y como diputados en Tehuantepec el General Cristóbal Salinas y el licenciado Nicolás López Garrido. Como Diputado promueve para que Tehuantepec alcanzara el título de Ciudad por decreto del 17 de noviembre de 1857.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Copy Protected by Chetan's WP-Copyprotect.