Emerge ex convento de Jalapa del Marqués tras sequía en presa

Edgar CRUZ

JALAPA DEL MARQUÉS.- Una década después de su último avistamiento, el ex convento y templo dominico sumergido en las aguas de la presa “Benito Juárez” resurgió nuevamente, debido a la excesiva sequía que ha mermado a la contenedora más importante de la región.

Y es que la presa ha dejado de captar suficiente agua de los ríos Tequisistlán y Tehuantepec desde hace más de cinco meses, por lo que capacidad de almacenamiento llegó hasta un 16 por ciento.

A más de dos años de sequía en el Istmo de Tehuantepec,  el descenso en la presa “Benito Juárez” de esta localidad es evidente.

“La última vez que lo vimos fue hace una década, igual apareció así como se ve ahora, entre pura tierra seca, agrietada porque no hay agua, y quien sabe cuándo vuelva a haber”, dijo Martín Lozano, un pescador de la comunidad quien se ha visto afectado por la reducción de mojarras en la presa.

Conchas de almejas muertas por la falta de agua. Foto José Cortés

La sequía que se intensificó desde el otoño del 2015, ha descubierto un antiguo templo dominico del siglo XVI, que formaba parte de la zona centro del antiguo pueblo de Jalapa, inundado en 1962 para construir la presa.

En ese centro de culto, los anteriores pobladores de Jalapa del Marqués veneraban a la virgen del Rosario. Hoy en día solo quedan vestigios carcomidos de la fe cimentada en sus muros.

El inmueble religioso, el segundo más imponente de la región, solo después del que se encuentra en Tehuantepec, yace casi intacto e imponente, entre el lodo y la tierra seca y donde hace más de medio siglo era un pueblo tranquilo de campesinos, rodeado por casas de adobe.

Pero también a su alrededor se pueden ver construcciones antiguas e incluso tumbas del viejo panteón municipal que también fue sumergido entre las aguas del río Tehuantepec cuando se construyó la presa “Benito Juárez”.

Dicen algunos pobladores que hay gente que llora al recordar cuando contempla su antiguo templo, y lo que quedó de la escuela primaria y algunas otras construcciones de Jalapa el viejo.

Los más ancianos les trae el recuerdo de su añorado Jalapa, aquella comunidad que durante el gobierno de Adolfo López Mateos fue convencida para dejar sus pertenencias y poder construir ahí una presa para beneficio de muchos municipios de la región.

Actualmente, existen 12 Módulos en todo el Istmo de Tehuantepec que cubren una superficie de 75 mil 160 hectáreas. La superficie de riego es de 44 mil 466.6 hectáreas en 12 municipios del Istmo.

“Cuenta la gente que muchos ancianos murieron de tristeza poco después de ver como su pueblo quedó bajo el agua, y puede que sea cierto, porque también con la presa sepultaron sus recuerdos, su pasado, sus muertos, su fe. Nada les motivaba a seguir adelante”, comentó Roberto Jiménez, un pescador de 45 años quien ahora no pesca ni la mitad de lo que captaba en otros años.

Riesgo al campo

La Conagua alertó de un panorama desalentador para el campo porque las lluvias no fueron las suficientes y lograron que la presa no captara la cantidad de agua requerida para el riego de miles de hectáreas en 12 municipios de la región.

La Comisión Nacional del Agua estima que para el mes de marzo el agua de la presa “Benito Juárez” entre en una fase crítica al descender de manera drástica hasta quedarse vacía por completo, como sucedió en el 2007, cuando se logró ver el ex convento dominico que yace bajo la superficie acuífera.

La dependencia alertó que ante el bajo nivel de la presa “Benito Juárez” de Jalapa del Marqués, la irrigación de los sembradíos del próximo ciclo agrícola podría bajar un 40 %.

Para el titular del distrito de riego 019 de la Conagua, Arnulfo Ramírez Rojas, la capacidad de almacenamiento de la presa se encuentra a menos del 15 %, lo que pone en riesgo al próximo ciclo agrícola Primavera-Verano 2017.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Copy Protected by Chetan's WP-Copyprotect.