En 20 años, lengua zapoteca morirá en Tehuantepec

Edgar CRUZ

TEHUANTEPEC.- La extinción de la lengua zapoteca en esta ciudad es casi un hecho. La estimación del número de hablantes de la lengua madre es menor al 6% según datos oficiales del INEGI aunque a la vista sea casi imperceptible el uso del idioma autóctono entre los pobladores.

La lengua madre de los zapotecas en esta ciudad tiende a desaparecer y en su intento de preservarlo, poco han sido los resultados favorables para impregnarlo nuevamente entre las nuevas generaciones.

Los intentos por rescatar y reforzar el uso de este dialecto es lento frente al enorme desinterés de la población y la invasión de nuevos idiomas como el inglés, que acapara el gusto de los jóvenes.

Dependencias como la Casa de Cultura de Tehuantepec han creado en años anteriores talleres de la lengua zapoteca que el maestro Antonio Ortiz Rojas impulsó para recuperar el dialecto madre entre los pobladores de esta ciudad legendaria.

En 2012 la Casa de Cultura continuó con el taller de zapoteco de Antonio Ortiz lleva un año de impartirse y ha llegado al segundo nivel para quienes comenzaron este proyecto de rescate de la lengua zapoteca, aunque el número de alumnos se ha reducido de 20, en el primer semestre, a 8 personas en la segunda etapa.

Ortiz Rojas señala que el desinterés de las personas baja porque hay otras actividades más apremiantes para los que quieren aprender a hablar zapoteco que, finalmente, lo ven como algo ya en desuso en la ciudad.

Tras varias peticiones, en 2011 la Casa de Cultura abrió el primer taller de zapoteco para generar más hablantes de este idioma nativo pero la consistencia de quienes ingresaron al taller fue disminuyendo hasta alcanzar sólo 20 alumnos que concluyeron el periodo de estudios.

Un año después, el proyecto del escritor Víctor Cata y Natalia Toledo buscó generar entre los hablantes de la lengua zapoteca a nuevos escritores para reforzar el arte de la palabra entre los nativos y usuarios del dialecto madre.

Sin embargo, en esta ciudad el proyecto de Víctor Cata denominado “El Camino de la Iguana” no funcionó por la falta de hablantes de la lengua zapoteca y el desinterés de las personas que conocen del zapoteco para aprender a escribir poemas y literatura.

La ciudad no cuenta con suficientes hablantes de la lengua zapoteca y los que existen superan los 50 años de edad y sin mucho interés en aprender de literatura en este idioma.

Pero aún con el desinterés de la población para aprender su dialecto, el legado de la lengua zapoteca parece también arraigarse en pequeñas palabras y frases de los tehuanos que aún utilizan para expresar sensaciones, objetos o detalles de la vida cotidiana.

Desde nombres de platillos típicos, de música, de flores y hasta de emociones en zapoteco son utilizadas por los habitantes de la ciudad para expresar aspectos de su entorno y en parte refuerzan, aunque mínimamente, el idioma que se extingue.

Sin embargo, para algunos historiadores y hablantes de la lengua, creen que en  20 años, el zapoteco dejará de usarse en esta ciudad como un dialecto alterno al español que usan los tehuanos.

Otras lenguas en extinción

El panorama de las lenguas madres en proceso de extinción no es privativo del zapoteco pues el dialecto de los zoques y chontales está en riesgo de desaparecer si no se crean mecanismos de rescate y uso del dialecto autóctono.

La Unidad Regional de Culturas Populares e Indígenas de Conaculta, señaló que los tres niveles de gobierno no han aplicado de forma eficiente proyectos que busquen rescatar la formación del dialecto zoque y chontal que en más de un 90% de su población ha dejado de hablar.

De las 6 etnias que tiene el Istmo de Tehuantepec, 2 de ellas han perdido la gran riqueza cultural que sustenta toda cultura: su habla nativa.

En el municipio de San Miguel Chimalapa la lengua chontal está casi en extinción y por ello se ha buscado a través de programas de rescate conservar mediante la música o textos, la gran riqueza dialéctica de los chimalapeños.

La situación también es crítica para los pobladores de la zona chontal baja, ubicada sobre la costera del Istmo, donde el porcentaje de habitantes que hablan su lengua madre es muy bajo y nada se está haciendo para que ese dialecto no muera.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Copy Protected by Chetan's WP-Copyprotect.