Murat, al retiro; se le cayó la CNOP

A José Murat ya se le cayó la secretaría general de la CNOP. La imagen del exgobernador de Oaxaca no pasó la prueba de la transformación que requiere el otrora partidazo para frenar su histórica caída (anda en 13 por ciento de las preferencias electorales, según las encuestas de las casas más prestigiosas).

Extraoficialmente nos dicen que la convocatoria “quedó desierta”. En otras palabras, que nadie se registró. Una forma de camuflar el verdadero motivo por el que lo hacen a un lado: Pepe Murat trae muy marcado el fierro del viejo PRI, ese que la sociedad rechaza por sus mañas, y que la militancia ya no acepta.

De nada le sirvió al oaxaqueño hacer proselitismo y promesas de apertura. Todavía el viernes, al cerrar campaña, pidió abrir espacios para que la base pueda opinar sobre las candidaturas.

  • La que sí rinde protesta esta tarde como lideresa del Organismo Nacional de Mujeres del PRI (ONMPRI) es la senadora coahuilense Hilda Flores Escalera. El evento está programado a las 18 horas en el auditorio Plutarco Elías Calles del CEN del tricolor.

Esta elección sí nos parece un acierto. Ella cumple con los requisitos para proyectar una imagen distinta del partido que encabeza Enrique Ochoa Reza. Es un activo del tricolor. No la pierda de vista.

  • Dice Rubén Sánchez, vocero de Miguel Barbosa, que fui “grosero” al utilizar el calificativo “chaquetear” a la hora de describir el llamado que hizo el coordinador de los senadores del PRD a votar por Andrés Manuel López Obrador, transformado en el crítico más feroz del amarillo.

Sánchez nos quiso reportear. Preguntó, sin rodeos, de quién era el calificativo “chaqueteo” que utilicé en el texto de ayer para ilustrar el llamado oportunista de su jefe.

¿Te lo dijo Mancera? ¿Héctor Serrano? ¿Fue por tu cuenta? Insistió. “No nos quedó claro”, señaló con desparpajo.

Pregunta fuera de lugar.  “No querrás que te revele quién es la fuente”, reviré.

Barbosa se va a poner contento. Lo voy a sacar de la duda. No hay infidencia, ni traición a fuente alguna. Por eso lo hago. No fue el jefe de Gobierno. Tampoco Héctor Serrano. Fui yo el que decidió utilizar el descriptivo término.

Desde mis épocas de estudiante supe que así se les llama a los que cambian de camiseta en política, y eso es lo que públicamente hizo el senador poblano. Primero presumió a Mancera como su gallo, y luego llamó a votar por Andrés, un candidato de otro partido que, además, es furibundo antiperredista.

El llamado tiene un agravante. Don Miguel advierte que si lo destituyen va a ”litigar” el cargo que ocupa. Un cargo que, además de coordinar la bancada, implica generosas prebendas y manejo de recursos. Un acto de congruencia sería que dejara la coordinación y los privilegios, y luchara por AMLO, pero desde la infantería.

Hay un elemento clave en este enredo que vamos a poner en palabras que el exdiputado Fernando Belaunzarán, de la corriente perredista de los Galileos, posteó en Twitter:

“Senadores que renuncian al PRD se quedan en el Grupo porque recursos que @Navarretecarlos usaba para labores partidarias, con @MBarbosaMX se los reparten”.

En ese caso están Alejandro Encinas, Mario Delgado, Rabindranath Salazar, Zoé Robledo, Armando Ríos Piter y Manuel Merino.

Caso aparte es el del senador morelense Fidel Demédicis. En pocos días renuncia al partido, pero se queda como independiente. Cero prebendas. No va con Andrés.

La tlaxcalteca Lorena Cuéllar ya se sumó públicamente a López Obrador, aunque no sabemos si abandona el grupo parlamentario por las ventajas que ofrece quedarse en esa bancada.

  • El PRD está en terapia intensiva. Al llamado a votar por El Peje se sumaron cuatro secretarios del CEN del PRD, Carlos Sotelo, Margarita Gillaumín, Rey Morales, Israel Petronio; pero también los emblemáticos Pablo Gómez y Gilberto Ensástiga, entre otros.

A nombre de todos, Sotelo leyó un comunicado. En su parte más sustancial destaca un nombre que lo dice todo.

“Es evidente que López Obrador es el líder más importante a la oposición al régimen neoliberal; tal es una realidad que se va reconociendo nuevamente dentro del PRD, a través de una constante de pronunciamientos de múltiples liderazgos, pero mucho más entre la base militante…

“…Conminamos al PRD, a sus órganos y liderazgos, a reconocer la línea político electoral hacia 2018, que aprobó por unanimidad el más reciente Congreso: por la izquierda, desde la oposición, y sin el PRI, ni el PAN”.

¿Cómo la ve? ¿Morena se come al PRD?

  • En los pasillos del amarillo nos cuentan que Alejandra Barrales y Miguel Mancera buscan retrasar la renovación de la dirigencia nacional, programada para agosto próximo, mientras que los Chuchos y Foro Nuevo Sol quieren adelantarla, para que no se mezcle con el proceso de elección del candidato presidencial.

Nos dicen que la intención de Mancera es dejar al frente del partido a su operador estrella, Héctor Serrano, y que Alejandra Barrales se vaya a la coordinación de lo que quede de la bancada del PRD en el Senado.

No va a ser fácil remover a Barbosa. Lo tendrían que expulsar. Tiene el apoyo de los senadores que se fueron, pero se quedaron y el de otros, como la vicecoordinadora Dolores Padierna, o el vicepresidente de la mesa directiva, Luis Sánchez.

La que no para de pedir su remoción es Angélica de la Peña.

(Escrito por: Francisco Garfias/ Excélsior)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Copy Protected by Chetan's WP-Copyprotect.