López Obrador ya ganó

De acuerdo a diversas encuestas, si fueran las elecciones presidenciales en este momento, el líder nacional de Morena, Andrés Manuel López Obrador, las ganaría. Peroooo todavía no son las elecciones y faltan muchos meses para conocer a los candidatos de cada partido.

Sin embargo, López Obrador ya ganó imponer su agenda, generar conversación y polémica, ya logró que todos bailen a su ritmo y compás.

Esta semana, por ejemplo, el senador perredista Miguel Barbosa incendió la información cuando se declaró fan número uno de El Peje, ahora quiere ser su único y verdadero carnal. No importa que en febrero pasado le había bajado el Sol, la Luna, y las estrellas a Miguel Ángel Mancera llamándolo “un hombre de enorme estimabilidad, de enorme nobleza”. El perredista se desvivió en halagos al jefe de Gobierno capitalino, señalando que era “la única opción para que el PRD compita de manera real en 2018” y que si no era el candidato, el partido estaría a la deriva. Pero las palabras se las llevó el viento cuando aparecieron dos factores: el liderazgo de El Peje en las encuestas y el interés del senador por competir en las elecciones a la gubernatura en Puebla.

Por supuesto, estas declaraciones cimbraron al PRD y aceleraron los tiempos. Inmediatamente después, Graco Ramírez y Silvano Aureoles, gobernadores del estado de Morelos y de Michoacán, respectivamente, salieron a formarse en la fila de los suspirantes para obtener la candidatura de su partido para la Presidencia, ¡y eso que faltan meses para que se lleve a cabo el proceso electoral! Todo se tuvo que adelantar porque López Obrador tocó la marimba.

Pero Barbosa no es el único pejeliver que existe en la política. Varios funcionarios del Gobierno de la Ciudad de México le han declarado su amor sin importarles siquiera perder su empleo. Así, Miguel Torruco, exsecretario de Turismo, y Leticia Quezada, exsubsecretaria de Asuntos Metropolitanos y Enlace Gubernamental, han preferido abrirle su corazón a AMLO y darle la espalda a MAM. Además, varios legisladores perredistas están también por renunciar al PRD para correr a los brazos de su exlíder nacional.

En el Estado de México, Andrés Manuel se ha convertido en pieza fundamental para Delfina Gómez, abanderada de Morena para ganar la gubernatura, no sólo porque él es quien realmente hace campaña, sino que ya subió al ring a denunciar a Josefina Vazquez Mota por un asunto que ya está más que explicado, pero que, como lo mandan las reglas electorales, se trata de sacar raja política y judicializar.

Por si esto no fuera suficiente, el experredista y expriista es parte esencial de los spots de los presidentes del PRI y el PAN, quienes han creado una especie de TUCOLO (Todos Unidos contra López Obrador). Ambos coinciden en que el tabasqueño no es la opción, a ambos les quita el sueño y los tiene preocupados.

El Peje tiene para dar y recibir golpes a manos llenas. Ya sea en el Estado de México, la CDMX o Veracruz, donde ha iniciado un litigio con otro Miguel, Miguel Ángel Yunes. El agente 007 de Misantla asegura que el otrora jefe de Gobierno recibió dinero de Javier Duarte y el tabasqueño lo niega rotundamente, acusando al panista de mentir. Entre dos hombres acostumbrados al escándalo mediático, el pronóstico es reservado.

Seguramente en los próximos meses se verá lo de siempre: guerra sucia y de desprestigio entre todos los candidatos, errores, equivocaciones y tropezones. Sin embargo, hoy por hoy, la ruta hacia las elecciones presidenciales de 2018 tiene el aroma de López Obrador.

(Escrito por: Vianey Esquinca/ Excélsior)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Copy Protected by Chetan's WP-Copyprotect.