El soldado juchiteco cuya foto conmocionó al país no busca reconocimientos

“No espero ningún tipo de reconocimiento de las personas: solo quiero que reconozcan mi trabajo de ser militar”, afirma  Martín Moctezuma Luis Hernández, el soldado de infantería, a quien una foto difundida en redes sociales lo mostró a los ojos del país.

Que todos los militares del Ejército mexicano, como yo, y demás compañeros (deben ser reconocidos), lo hice (localizar a las víctimas) y mis compañeros pudieron haberlo hecho, como yo en ese momento”, señala.

“Nosotros los militares estamos capacitados y adiestrados para ese tipo de eventos, de esa magnitud”, anota.

Y me conmovió, pues como ya dije, tengo una niña de dos años y me trasladé en esa situación, me imaginé que podría ser yo o algún familiar mío”, comenta.

El militar se refiere a las lágrimas que derramó ante la escena de la madre abrazando a su hija, ambas muertas, tras ser aplastadas por la loza de su domicilio.

Martín es corto, pero preciso en sus expresiones, y cada vez que puede exalta su deber y honor de pertenecer a las fuerzas armadas, al tiempo que reitera que eso no le quita ni lo humano ni la capacidad de sentir.

“Las personas cuando ven a un militar piensan que somos malos o que no tenemos sentimientos, pero ni por más fuerte que sea el adiestramiento dejamos de ser seres humanos, somos sensibles, tenemos sentimientos, tenemos familia”, indica.

El militar Oaxaqueño apenas la semana pasada extrajo los cuerpos de Sara Sofía, de casi un año de edad, y de Zamara Betsabé, la madre de la menor, quien iba a ser bautizada dos días después del temblor que derrumbó su vivienda.

El día que rescataron los cuerpos de la mujer y la niña, Moctezuma, de 21 años de edad y con apenas siete meses en las fuerzas armadas, fue fotografiado por un tío de las víctimas.

Aparece doblado, sollozando. Derrumbado emocionalmente.

Días después, tras el sepelio de las víctimas, Marco Gil Vela —padre y esposo de las mujeres— subió a Facebook la foto tomada por su tío, Salvador Kellerman, también fotógrafo de profesión y maestro jubilado.

Junto con la imagen, Marco le escribió al soldado desconocido una sentidas y profundas líneas, en las que expresaba su necesidad de agradecerle en persona el rescate de los cuerpos de su familia, pero también “la posibilidad de despedirme de mi mujer y de mi gordita”.

Al texto de su carta y a la foto, le agregó también una estrofa del Himno Nacional, con lo que selló el mensaje que, casi de inmediato, se volvió viral.

A esa carta, Marco le agregó: “Más si osare un extraño enemigo profanar con su planta tu suelo/Piensa ¡oh patria querida! que el cielo/un soldado en cada hijo te dio”.

Marín destacó la misiva de Marco, pero también el deseo del ahora viudo de buscar un reconocimiento para el militar oriundo de Juchitán, Oaxaca, donde el temblor del pasado 7 de septiembre también dejó maltrecha la casa de su familia.

Para ser militar solo se necesita que te guste serlo, defender tu nación y portar con orgullo el uniforme, sostuvo el soldado.

* Agencias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Copy Protected by Chetan's WP-Copyprotect.