Palacio y chalet de Tehuantepec, inmuebles a prueba de terremotos

Edgar CRUZ / Foto portada: Iván Salcedo

TEHUANTEPEC.- Dos de los inmuebles más emblemáticos de esta ciudad han soportado sismos y terremotos como el del pasado 7 de septiembre sin que los daños a su estructura pongan en riesgo su edificación.

Tanto el palacio municipal de Tehuantepec como el chalet de la insigne Juana Catarina Romero son edificaciones de principios del siglo XX y cuya característica de construcción las han hecho invencibles a los sismos.

De acuerdo al director del patrimonio edificado e interiorizado del ayuntamiento de Tehuantepec, Luis Díaz Jiménez, ambas construcciones fueron concebidas para una zona altamente sísmicas desde hace más de un siglo.

Chalet de Juana Cata sin daños por los sismos

Tanto en el palacio como en el chalet de utilizaron rieles de acero producto de la llegada de empresas constructoras de la red ferroviaria del Istmo durante la época del porfiriato, lo que permitió que las estructuras y el techado de ambos inmuebles tuvieran este tipo de material en sus cimientos y niveles.

Estamos hablando de construcciones pensadas para una zona altamente sísmicas por eso, en el caso del chalet, Doña Juana C. Romero contrató a ingenieros ingleses para que le edificaran su mansión y en cuyas trabes y vigas se pueden apreciar rieles de acero”, expresó el funcionario municipal encargado de la preservación del patrimonio edificado.

En el caso de la sede del ayuntamiento también se usó el acero a manera de reforzamiento. Desde 1867, fecha en que se puso la primera piedra de este inmueble, se trató de igualar el estilo del edificio del gobierno estatal, con sede en la ciudad de Oaxaca.

Sin embargo, fue hasta 1895 cuando se logró terminar las dos primeras y únicas plantas de la parte frontal. El resto del inmueble ya no pudo ser terminado por falta de recursos y hoy se ha consagrado como la explanada municipal, sede de diversas actividades oficiales y artísticas.

Planta superior del palacio municipal de Tehuantepec

En menos de una década en esta región se han sentido varios sismos mayores a 6 grados Richter, los más fuertes en febrero de 2008 de 6.8 grados y los recientes de septiembre como el terremoto de 8.2 y sus dos intensas réplicas de 6.1, sin contar los 8 mil movimientos restantes en poco más de 45 días.

Pero no solo esas construcciones han soportado el embate de los sismos. También lo han hecho varias casonas de más de un siglo ubicadas en el centro de la ciudad como la que se encuentra entre las calles 5 de mayo y Benito Juárez, de dos niveles y que actualmente es usada para comercios y bares.

También el obispado de Tehuantepec ha resistido poco más de un siglo a los embates de los movimientos telúricos.

El secreto para estas construcciones sigue siendo el mismo, el reforzamiento de sus muros y trabes con rieles de acero.

Actualmente solo se han apuntalado algunos arcos de la parte superior del palacio municipal, debido a algunas fisuras que sufriera con el terremoto, pero el inmueble sigue siendo útil según personal del INAH.

Luis Díaz Jiménez señaló que el conocimiento que tenían los ingenieros de aquel entonces sobre la alta sismicidad en la zona, las crecidas constantes del río y las vibraciones de la tierra por el paso constante del ferrocarril en ese tiempo, pusieron en práctica construcciones a prueba de cualquier catástrofe, al menos las ocurridas hasta ahora.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Copy Protected by Chetan's WP-Copyprotect.