La Rama, una tradición que agoniza

Javier CRUZ

TEHUANTEPEC, OAX.- La inseguridad, el desinterés de las nuevas generaciones y otros factores como el valor comercial a la Navidad, ha generado que la tradición de “La Rama” en el Istmo de Tehuantepec vaya olvidándose y sea cada vez menos la realización de esta actividad navideña.

Algunos historiadores tehuanos lamentaron que los niños y jóvenes desconozcan sobre la tradición de “La Rama” provocando el ocaso de una de las tradiciones más añoradas de la infancia.

La Rama es una tradición istmeña de la temporada decembrina que persiste aunque en menor medida debido a otros factores como la falta de seguridad en las calles, el crecimiento poblacional y al desinterés de los padres para que sus hijos participen en este tipo de actividades.

En dos décadas, esta tradición se ha ido perdiendo considerablemente entre los niños y jóvenes de la ciudad que incluso desconocen el significado de esta actividad originaria del sur de Veracruz.

Pero es el factor de la inseguridad la que ha generado que los niños no participen en esta tradición que consiste en realizar cánticos en versos llevados de casa en casa a cambio de “limosnas” en efectivo para que en la Nochebuena sea repartida entre los participantes.

Orígenes

La Rama, es una tradición navideña que tiene lugar durante las fechas de las posadas, es decir del 16 al 24 de diciembre, en el sur del estado de Veracruz, y en las regiones de la Cuenca del Papaloapan y el Istmo de Tehuantepec, en Oaxaca.

También se realiza esta tradición en otros estados como Tabasco, Campeche y Yucatán, donde aún se puede percibir con mayor presencia a grupos de niños portando una rama de árbol adornada con elementos navideños.

Para algunos shuanas de esta ciudad, la tradición se ha perdido por el temor de los padres de que a sus hijos les pase algo en la calle mientras van a cantar “La Rama” ´por los diferentes barrios y colonias de Tehuantepec.

Y es que en los últimos años, tan sólo en Centro de la ciudad, el tráfico por vehículos y diversas unidades de motor ha provocado que se eleve el riesgo de accidentes para los niños y adolescentes que anden en busca de sus ‘aguinaldos’ por la tradicional “Rama”.

El extinto historiador Daniel Chicatti señala en su libro “Tehuantepec, ayer y hoy” varios pasajes de esta tradición que ya se está perdiendo entre los tehuanos.

Expone que “La Rama” ha sido una tradición peculiar del Istmo de Tehuantepec que principalmente realizan niños y adolescentes con el fin de recaudar dinero para la Navidad, lo que actualmente casi no se realiza.

Tradición que muere

La tradición marca que sebe adornarse una rama frondosa, de cualquier árbol, aunque suele usarse sauce. Los adornos pueden ser faroles de papel, globos, heno o esferas, cadenas de papel de colores, etc; de manera similar al árbol de Navidad.

La Rama no se deja plantada en un lugar específico, sino que se lleva en mano por el grupo de niños para recorrer los barrios y colonias durante la noche y van pidiendo en cada hogar si desean les canten los versos y coplas.

La Rama se canta del 16 al 24 de diciembre, simulando los nueve días que la Virgen María pide posada para dar a luz a Jesucristo. A diferencia de otros municipios de Veracruz, en el Istmo se usan a dos bailarines disfrazados que simulan al “Viejo” y a la “Vieja” como parte del fin de año que se aproxima y que piden su limosna o aguinaldo al término de la presentación de La Rama.

Algunos versos populares cantados en la presentación de La Rama son: “Ya llegó La Rama, quítense el sombrero, porque en esta casa vive un caballero. Vive un caballero, vive un General, pidiendo licencia para comenzar”.

Todos los versos que los niños corean con instrumentos musicales creados manualmente van acompañados por el estribillo : “Naranjas y limas, limas y limones, más linda es la virgen que todas las flores”.

Para reforzar la tradición de “La Rama”, el ayuntamiento tehuano organiza el concurso de “Ramas Tradicionales” con la que buscan que niños y adolescentes participen en un evento público con premiación económica.

La idea es que las nuevas generaciones conozcan o refuercen sus ideas sobre esta tradición además de incentivar la creatividad y la participación en equipo, pues se trata de un concurso de grupo con premios colectivos.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Copy Protected by Chetan's WP-Copyprotect.