La tradición de despedir el año con la quema del “viejo”

Edgar CRUZ

TEHUANTEPEC.- Son la representación de año que se nos va. La tradicional quema del “Viejo” que cientos de familias realizan cada fin de año expresa la creatividad y la forma divertida de despedir un ciclo y comenzar otro.

Políticos, personajes conocidos, ex presidentes y alcaldes, son usados por el ingenio de los oaxaqueños par elaborar los tradicionales muñecos y que a pesar de que se viola la ley al rellenarlos de petardos, son siempre una tradición viva del pueblo mexicano.

La creación de estos monos hechos de viruta o harapos, simbolizan el fin de un ciclo entre los ciudadanos que terminan por quemarlos a la media noche, entre el 31 de diciembre y los primeros minutos del nuevo año.

Este año familias como los Hernández se preparan para quemar un Viejo, en el que representarán a un campesino, con varios kilos de pólvora en cohetes que detonarán a la media noche del 31 de diciembre.

“Sólo para los ‘cuetitos’ nos gastamos casi 800 pesos porque como es clandestino venderlo en el mercado, suben de precio en esta temporada, pero todo lo hacemos de gusto, como tradición”, dijo.

Los muñecos Viejos, son hechos con pedazos de tela vieja, hojas secas de árboles, aserrín, papel periódico, viruta, para que puedan arder con mayor facilidad a la hora de quemarlos.

En poblaciones sureñas de México, hay negocios que venden hechos este tipo de muñecos a un costo de 900 pesos, con explosivos llamados bombas, tronadores, carrilleras, y se le coloca sus zapatos, vestimentas y en algunos casos llevan poemas, versos, cartas, peticiones, despedidas y refranes.

Para los historiadores de Tehuantepec, la tradición de los Viejos permanece arraigada entre los istmeños y en algunos barrios se llegan a quemar hasta más de 10 muñecos de viejos, justo a las cero horas del 1 de enero.

Tradición clandestina

Pese a la prohibición de venta de pólvora en el país, varias familias aún mantienen la tradición de fabricar monigotes para quemarlos el 31 de diciembre.

Según dicta la creencia popular, al reducir a cenizas un muñeco elaborado con ropa vieja y periódico se quema todo lo malo que dejó el año saliente. En varios barrios y colonias de esta ciudad ya se perciben en azoteas, puertas de casas y ventanas los Viejos que le dicen adiós al 2017.

En la colonia José Benito Juárez, Alexis y Roberto Sierra coloraron un muñeco en la azotea de su casa para que los vecinos y la gente que pasa por su cale puedan percibir al Viejo que será quemado en unos días.

Pero echar todos los recuerdos en un muñeco confeccionado en casa, en medio de la unión familiar, es una tradición que puede ser una de las más peligrosas.

Estos muñecos de ‘Año Viejo’ son hechos para quemarse y, por lo tanto, de él emanará fuego, con el que puede terminar en tragedia la celebración de la llegada de este 2018, según agrupaciones como el Ejército, Protección Civil y la Cruz Roja Mexicana.

Incluso la policía municipal y estatal recomiendan evitar el uso de este tipo de muñecos o el mal manejo de los mismos porque fue dicha tradición que puede ser dañina.

“Con esta tradición hay que tener mucho cuidado y, por esto, hay que tratar de que no se haga, pues es la causa de muchas lesiones. La idea es que la gente se abstenga de estas prácticas, ya que arman los muñecos con prendas sintéticas que son combustibles”, recomendó e l Ejército durante el inicio de operativos de seguridad vacacional, hace unos días. Además de prendas sintéticas, las personas usan elementos pirotécnicos, con pólvora, con los que en un descuido tanto niños como adultos pueden terminar lesionados.

Exponer los muñecos a altas temperaturas del sol, ponerlos cerca de instalaciones eléctricas o sobre los carros, puede generar un accidente con consecuencias fatales. Incluso a la hora de prenderlos para que sean quemados en su totalidad, pueden venir accidentes.

Protección Civil municipal exhortó a las familias a tener cuidado en el manejo de este tipo de objetos que por su alto contenido d pólvora pueden ser factor de accidentes.

Recomendó no rociar a los Viejos con gasolina o cualquier combustible días antes de incendiarlos porque su condición inflamable aumenta y con ello los riesgos de quemaduras e incendios desmedidos.

El Ejército mexicano ha prohibido la venta de juegos pirotécnicos en lugares no permitidos por los riesgos que conlleva no tener un control y precaución a la hora de expender productos con pólvora.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Copy Protected by Chetan's WP-Copyprotect.