La mansión que tuvo su propia iglesia en Tehuantepec

Rómulo Jiménez Celaya
Cronista Municipal de Tehuantepec

TEHUANTEPEC.- Muchos hemos caminado por la otrora calle Independencia, hoy llamada calle 22 de marzo, y hemos observado una casona de estilo colonial que todavía se mantiene de pie, resistiendo el peso del abandono y el deterioro, y el paso de los años.

El edificio albergó una iglesia dedicada al Cristo de Esquipulas, la cual se encuentra ubicado al Norte del mercado Jesús Carranza, entre los límites de los barrios San Sebastián y Laborío. Al poniente de la casa que fuera del comerciante y en su momento Jefe político de Tehuantepec (1864), Juan Avendaño.

Iglesia de Esquipulas, vista desde el mercado central de Tehuantepec/ Foto: Luis Díaz

Charles Etienne Brasseur (1814 -1874), quien dio a conocer en el ámbito mundial el Popol vhu (1861) y el Rabinal Achí (1862), estuvo de visita en Tehuantepec en 1859 y por invitación de Don Juan Avendaño, se hospedó en esta casa.

Brasseur En su obra: “Viaje al Istmo de Tehuantepec” nos refiere que en esta casa se reunía la élite gobernante de ese entonces, entre los que se encontraban Porfirio Días Mori, el cura Mauricio López y por supuesto, la DIIDXAZA (la zapoteca que cautivó al viajero por su belleza y astucia en el juego del billar). Por el extravío de sus notas, el francés llamó con este nombre a esta enigmática mujer. Muchos suponen que se trató de la mismísima Juana C. Romero. En esta obra, el francés hace mención de esta iglesia.

Esta casa posteriormente le perteneció a Don Camilo Romero Celaya (1863-1946), rico comerciante de principio del siglo XX, quien estuvo casado con Doña Martina Ortiz (1869 – 1821). A la postre, esta casa sería heredada por su hijo Felipe Romero. En los últimos datosque encontramos, es que esta casa le pertenecía a su nieta, Doña Isabel Romero Vda. de Durán [Rosa Mimiaga Sosa].

A finales de la década del setenta y principio de los ochenta del siglo pasado, en esta casa estuvo la cantina “El Dorado”. Hoy en día, esta casa se encuentra abandonada.

Existe una imagen de la segunda mitad del siglo XIX, en donde se logra ver que ya existía esta iglesia al poniente de la que fuera casa de Don Juan Avendaño.

Foto: Amador Villalobos Peto

 

Se cree que muchos años después de haber entrado en vigencia las Leyes de Reforma (1859), esta propiedad, como muchas otras en todo México, fue expropiada y enajenada a particulares.

Todavía en 1883 este edificio era público, se consigna claramente en el “Cuadros Sinópticos de los pueblos, haciendas y ranchos del estado libre y soberano de Oaxaca… (1883)”. El valor de la iglesia de Esquipulas en ese año se estimaba en: $ 4,000 +, según una imagen de valor catastral.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Copy Protected by Chetan's WP-Copyprotect.