“El mar se niega a traer a nuestros hijos de vuelta”

Edgar CRUZ

TEHUANTEPEC.- Con la angustia en su rostro, don Andrés Ventura Martínez asegura que las esperanzas por encontrar vivos a los tres jóvenes pescadores de Morro Mazatán, entre ellos su hijo Javier, siguen firmes, aunque reconoce que desde hace 14 días la vida para los familiares se ha detenido por completo.

“Desde el martes 23 de enero nos dicen que hay esperanzas de encontrarlos pero cada día que pasa, cada hora que regresan sin ninguna señal de ellos, nos crece más la angustia”, revela.

Los tres pescadores,  Ricardo Mase de 26 años, Rafael Cortés de 27 y Javier Ventura de 24 años de edad, zarparon de Playa Chipehua el lunes 22 de enero a bordo de de una lancha de 25 pies de borda no rotulada.

Salieron a cazar tiburones, desconociendo que un mal tiempo generado por un frente frío y fuertes vientos, habrían de alejarlos de la costa y de sus familias.

Aunque son jóvenes, los familiares aseguran que tienen algunos conocimiento sobre la pesca y nociones del mar, el comportamiento de éste y posiblemente a la zona que se dirigen.

Yolanda Zavaleta confía en que los conocimientos de su hijo Ricardo podrían ayudar en estos momentos en que se encuentran naufragando.

“Nuestros hijos debieron estar aquí el martes por la mañana, pero pasaron las horas y no llegaban, fue entonces que decidimos reportarlo a Capitanía de Puerto y ellos a la Armada, pero nos dicen que el mal tiempo ha complicado su localización. Parece ser que el mar se niega a traerlos de vuelta”, dijo Yolanda, a quien, asegura, la angustia le quema todos los días el alma por la preocupación de su hijo.

Búsqueda total

En 14 días, la búsqueda ha contado con la participación de un avión y el barco Mitla de la Secretaría de Marina, un avión tipo comander del gobierno del estado y embarcaciones pesqueras de la comunidad que intentan avizorar algo de sus compañeros.

Apenas el fin de semana pasado se corrió la noticia de la presunta aparición de dos cuerpos en costas de San Francisco del Mar. La posibilidad de que fueran los pescadores de Morro Mazatán mató de desesperación a sus familias.

La información fue descartada horas después por las autoridades y los propios familiares quienes acudieron a la zona del presunto hallazgo y no encontraron ninguna evidencia.

“La desesperación es la que más nos acecha todos los días. Ya no comemos, ni dormimos, esperanzados en que nos lleguen a decir que ya encontraron a nuestros hijos, que están vivos y de vuelta a casa”, anheló doña Yolanda.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Copy Protected by Chetan's WP-Copyprotect.