Ya Chávez quién…

Por Alan Adame

Aún no inician las campañas pero estamos ya inmersos en la dinámica electoral: saturados de spots, de notas en los medios y de pláticas de sobremesa. Es un hecho que ésta será una elección definitoria para la vida del país, parece cliché pero no es así.

Los ciudadanos están molestos con nosotros los políticos, han visto cómo frecuentemente se antepone el interés de los partidos, han visto cómo llegan políticos a los cargos y salen de ellos viviendo en la opulencia, han visto cómo las condiciones económicas se complican por el alza en la gasolina, ya no alcanza para comprar lo mismo en el mercado, o para pagar la energía eléctrica o el gas.

Encima de ello, a este hartazgo hay que sumarle la guerra sucia y las descalificaciones entre candidatos, hemos escuchado más de los pirrurris, los señoritingos, de presunto lavado de dinero o la mafia del poder que de propuestas y de cómo va el país a salir adelante ante el peligro de que se venga abajo el TLC, cómo lograr que abrir un negocio sea igual de ágil que en Singapur (2 días), que un emprendedor obtenga financiamiento como en Silicon Valley, cómo lograr que cerca de 80 mil jóvenes rechazados cada año de la UNAM encuentren alternativas de estudio, cómo hacerle para terminar con el hecho de que 7 de cada 10 mujeres hayan sufrido algún episodio de violencia.

Insisto, no es un cliché, esta elección va a ser definitoria. La pregunta que debemos hacernos es ¿Por qué López Obrador encabeza las encuestas? Muchos ciudadanos piensan que él es opción por ser diferente, que no se le ha dado la oportunidad, que habla como el pueblo, que ya le toca después de 18 años de campaña permanente.

Pero esto es una desgracia, no tendría que encabezar alguien las encuestas por estos argumentos sino porque realmente tenga las cualidades de estadista que el país necesita. Hace unos meses visité Venezuela, me di cuenta de que era un país que hace 20 años estaba en crecimiento, un país rico por sus reservas petroleras y por tener una democracia que funcionaba; pero también de que es un país que se quedó detenido en el tiempo, que se estancó en 1998; me impresionó ver filas enormes, en las que incluso estar formado era un empleo, personas esperando para que en tiendas del gobierno les dieran un poco de jitomate, de papa y algunas verduras; ver que ese país que alguna vez tuvo un futuro prometedor, ahora no tenía en sus supermercados pañales, papel higiénico, toallas sanitarias ni medicamentos.

Lo que pasó es que también fue un país que sufrió los estragos de la corrupción en el gobierno, y hubo un líder que utilizó el discurso del combate a la corrupción y de la renovación moral para llegar al poder. Prometió crear una nueva Constitución, renovar las estructuras del Estado, abrazó un discurso que distinguía tajantemente entre buenos y malos, entre los que estaban con él y los que estaban en su contra. Ondeó en todo lo alto el discurso del cambio y la esperanza.

¿Qué ocurrió? Hugo Chávez llegó al poder ganando las elecciones, llegó por las urnas, y de inmediato en 1999, reformó la Constitución para eternizarse en el poder, desconoció los poderes legislativo y judicial existentes y poco a poco fue minando la democracia. La historia la conocemos, ocupó el poder 15 años y lo dejó no por su voluntad sino porque murió, el cargo se lo heredó al chofer y gran aliado. El gobierno de Maduro está vinculado al narcotráfico, ha encarcelado y perseguido a todos los políticos de oposición, ha provocado la muerte de 157 jóvenes cuyo único crimen fue protestar en las calles por el hambre y la opresión.

Cuando dicen que López Obrador no es un peligro para México, me gustaría que nos dijeran también ¿Qué garantías tenemos de que no ocurra lo mismo que en Venezuela? ¿Las instituciones en México son más sólidas que allá? No, de hecho el Presidente Peña fue capaz de remover al único Fiscal que lo cuestionó y hoy no tenemos una Fiscalía autónoma, tenemos una PGR que puede utilizarse con total libertad para acusar a la oposición. No vayamos lejos, el mismo AMLO cuando fue Jefe de Gobierno inventó los famosos “Bandos” para brincarse la ley y a la Asamblea Legislativa, tampoco respetó al Poder Judicial tanto así que enfrentó el desafuero.

Lo que no podemos permitirnos en nuestro hartazgo, es tomar decisiones a la ligera. Urge tener memoria, AMLO quizá cambió el discurso pero es el mismo que quemó y cerro pozos petroleros, el mismo que dice que con su movimiento “no se ha roto un vidrio” pero que bloqueó 3 meses Paseo de la Reforma sin importarle que quebraran negocios o generara que personas perdieran sus empleos, es el mismo que habla de honestidad pero que dice no tener ingresos ni ha pagado impuestos por 12 años, es el mismo que ya le aseguró fuero a Napoleón Gómez Urrutia quien desapareció 55 millones de dólares de los trabajadores mineros y también le va a dar fuero a Nestora Salgado, secuestradora de 55 personas en Guerrero. Es el mismo que le ofreció amnistía a los narcos, delincuentes y hasta a los PRIistas. La cereza del pastel ahora es su irracional propuesta de redactar una Constitución Moral.

Veamos cómo le fue a Venezuela y con objetividad pensemos qué futuro queremos para nuestras familias. El arma más poderosa de los ciudadanos es el voto, usémoslo con responsabilidad.

Aprovecho para agradecer a EL MATUTINAZO y a todo su staff editorial por la oportunidad de compartir, por su medio, opiniones que enriquezcan el debate. Una sociedad informada y que contrasta ideas, siempre será mejor.

El Mtro. Alan Adame Pinacho es Licenciado en Ciencia Política por el ITAM. Desde 2012 se desempeña como Secretario Técnico de la Comisión de Relaciones Exteriores América Latina y el Caribe del Senado de la República. Cuenta con estudios sobre Comunicación Política por la George Washington University, ha sido colaborador invitado en medios de comunicación y ganador el Concurso Acciones para el Crecimiento organizado por el ITAM y el Periódico El Economista. Twitter: @alan_adame Facebook: alanadame1

Las opiniones emitidas en esta columna son responsabilidad de quien la escribe y no reflejan necesariamente la línea editorial de este medio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Copy Protected by Chetan's WP-Copyprotect.