La Rebelión que independizó a Tehuantepec en 1660

Edgar CRUZ

TEHUANTEPEC.- Entre tantas historias, la leyenda cuenta que un llamado encendió la ira de los cientos de indígenas concentrados en la plaza mayor de esta ciudad, el 22 de marzo de 1660.

La lucha contra la opresión del alcalde Juan de Abellán triunfó sólo en siete horas, pese a adelantar la revuelta tres días de lo planificado por los conspiradores indígenas.

El Lunes Santo de 1660 cayó el 22 de marzo y con ello el imperio del virreinato español en esta franja del Istmo de Tehuantepec.

Cuando los indios alzaron la voz soñaron con la justicia y libertad de la que sus pueblos habían sido suprimidos, “porque muchos poblados maltratados se unieron para librarse de la opresión del alcalde mayor y del virreinato”, ha señalado el escritor César Rojas Petriz.

Datos del propio Petriz señalan que no sólo fueron pueblos colindantes a Tehuantepec los que participaron el 22 de marzo de 1660 sino comunidades incluso que no eran zapotecas como los huaves que llegaron a apoyar a los rebeldes.

La rebelión empezó cerca de las siete de la mañana y para la 1:30 de la tarde, la antigua villa de Gudalcalzar, hoy Tehuantepec, estaba en manos de los indígenas.

Rojas Petriz ha resaltado la presencia de las mujeres zapoteca en esta lucha planificada para el Jueves Santo pero tras el castigo a un cacique de Tequisistlán, los indígenas optaron por revelarse al gobierno español.

La revuelta de 1660 no provocó eco en otras comunidades indígenas del estado o del virreinato, pero se lograron formar gobiernos autónomos de los pueblos del Istmo de Tehuantepec.

Los excesivos tributos que pedía el alcalde mayor, Juan de Abellán, causaron el hartazgo de los indios que hace 351 años optaron por matarlo junto a otros funcionarios y caciques explotadores de la época.

“El movimiento del 22 de marzo fue mucho más importante de lo que se pueda imaginar, se marcó un precedente en la historia de nuestro país que ningún otro pueblo logró forjar hasta llegada la Independencia”, coincide el historiador.

Foto: Pintura de Julín Contreras

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Copy Protected by Chetan's WP-Copyprotect.