Maricel Salinas: Un calvario reconstruir tu hogar siendo madre soltera

Eduardo MARTÍNEZ

TEHUANTEPEC.- Para doña Maricel Salinas Peto, el terremoto del 7 de septiembre la puso a prueba. Aunque agradece no haber perdido la vida ni la de sus seres más queridos, reconoce que esa tragedia la cambió por completo pues los daños causados por el sismo la dejó sin hogar.

Madre soltera y con dos hijas, Maricel Salinas Peto empieza un nuevo reto: terminar de reconstruir su vivienda y seguir dándole a su familia seguridad y apoyo.

“Cuando algo se quiere se puede, nada es imposible si uno tiene las ganas y la fe puede salir adelante”, dice doña Maricela, una mujer oriunda de Tehuantepec que ha logrado llevar las riendas de su hogar y quien reconoce enfrentar un calvario por reconstruir su vivienda.

Para llevar el sustento a casa doña Maricel se dedica a trabajar como empleada de limpieza en una empresa, sin embargo, las ganancias que obtiene la obligan a buscar otras alternativas como vender ropa por catálogo e incluso vende antojitos típicos por las noches que le han permitido salir adelante con sus hijas.

Reconoce que ser madre soltera le ha marcado una vida difícil que ha sabido llevar para sacar adelante a sus dos hijas, una de 25 años y otra de 15 años.

Una de ellas es Amairani de Jesús Salinas, de 25 años de edad que acaba de concluir la carrera con esfuerzo y ya obtuvo su titulación. La más pequeña cumplirá 15 años de edad el próximo 15 de mayo y está por terminar su nivel secundaria.

Sin embargo, la vida para esta familia no ha sido fácil y actualmente pasan por una crisis financiera. Y es que el pasado sismo del 7 de septiembre del 2017 devastó gran parte de su hogar, una casona colonial que le fue heredado por sus abuelos años atrás.

Doña Maricel dijo que esta etapa de reconstrucción ha sido muy difícil sobre todo por no contar con los apoyos suficientes para la reconstrucción de su hogar, pues el gobierno federal no otorgó lo que prometió.

“A mí solo me dieron 60 mil para la reconstrucción, gracias a la ayuda de la presidenta Yesenia Nolasco, quien es una mujer de buen corazón, me ayudó a derribar mi casa pues los daños que tenía eran fuertes y en la actualidad remodelar una casa colonial resulta demasiado caro y difícil para encontrar los materiales propios de la construcción”, destacó.

Al quedarse solamente con el terreno y sin un techo doña Maricel aseguró que lloraba de desesperación al no contar con un hogar para ella y sus dos hijas, sin embargo, la poca ayuda del gobierno que le otorgaron la implementó para reconstruir dos cuartos y un colado, pues dice, es para lo que le alcanzó.

“Mi casa ahora no tiene piso de concreto, ni puertas, ni ventanas, cada noche trato de que mi sueño sea ligero para velar por mis hijas ya que la inseguridad le podría tocar a cualquiera, mis protecciones son unos blocks sobrepuestos en la ventana y una malla que utilizamos como puerta, sin duda nuestra vida ha cambiado de la noche a la mañana”, dijo preocupada la madre de familia.

La ama de casa sostuvo que reconstruir un hogar en estos tiempos es difícil por diversas cuestiones, entre ellas la económica, por lo que para poder darle un techo a sus hijas también tuvo que pedir unos préstamos para llevar a cabo la reconstrucción de su hogar. Ahora los debe pero eso los irá pagando poco a poco, dice, y con ayuda de sus familiares ha salido adelante pues sabe aplicar una de sus emotivas frases: “cuando algo se quiere se puede y no hay imposibles”.

Por ello envía un claro mensaje a las mamás jóvenes, adultas y solteras a luchar cada día como guerreras que son las mujeres, a demostrar que con la ayuda de un hombre o sin ella la vida sigue y lo que se quiere se puede lograr, a perseguir sus sueños cada día y levantarse con luna actitud positiva cada día para encontrar el camino correcto que nos lleve al progreso y el bienestar familiar.

Finalmente doña Maricel Salinas Peto, de 55 años de edad, pide que el 10 de mayo no sea la única fecha para recordar a las mamás, a las autoridades exigió esclarecer los actos de violencia hacia las mujeres y que cada día del año se respete a las mujeres, se les apapache y se quieran, “pues una madre o un padre es el mejor regalo que la vida te pudo haber dado”, señala.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Copy Protected by Chetan's WP-Copyprotect.