#Fotogalería: Salina Cruz, el puerto que tuvo tintes de ciudad inglesa

SALINA CRUZ.- Conocido también por algunos historiadores como la antigua Hacienda de Zuleta o el Pueblo Viejo, esta ciudad nació en el siglo XX luego de ser una aldea de pescadores procedentes de Santa Cruz Tagolaba, un barrio de pescadores del municipio de Tehuantepec.

Su gran aporte de insumos del mar como la sal, camarones y peces de la laguna denominada Salina Viaa o salina de la sal colorada, provocó que en este lugar se establecieran unas 50 personas en chozas fabricadas con palma, paredes de “bejereque” y techos de tejabana, asentándose en los terrenos que hoy ocupa la dársena; convirtiéndose en una agencia de Tehuantepec.

Desde esa época, ya se vislumbraba por las actividades comerciales, establecer una comunicación interoceánica que permitiera el comercio internacional en nuestro país y el Istmo de Tehuantepec tenía las condiciones geográficas para llevarlo a cabo.

 

El 1º. De enero de 1842, el presidente de la República Antonio López de Santa Ana otorgó el primer contrato para establecer comunicación interoceánica a través del Istmo de Tehuantepec.

El 2 de septiembre de 1857, el Ministerio de Fomento, Colonización, industria y comercio de la República Mexicana, promulga el decreto otorgado por el Lic. Ignacio Commofort, en ese entonces Presidente de la República Mexicana, donde autorizaba la formación debidamente organizada y planificada de Salina Cruz.

El 11 de diciembre de 1870, se integra la Comisión México – Americana para el estudio de la apertura de un canal interoceánico y esta comisión propuso como uno de los puntos estratégicos a Salina Cruz, para construir un puerto artificial.

Esta propuesta fue modificada y en vez del canal, se pensó en un camino Ferroviario . Las oficinas gubernamentales se encontraban en la Ventosa, pero el 10 de mayo de 1871, el Sr. Presidente Don Benito Juárez García, mediante un decreto, ordenó que se trasladaran a Salina Cruz y para celebrar este acontecimiento, se instituyeron 3 días de fiesta los cuales se siguen celebrando el 10, 11 y 12 del mes de mayo.

Así fue como Salina Cruz se convierte en Puerto abriéndose al comercio de altura y cabotaje, recibiendo los primeros veleros y vapores de diferentes partes del mundo; pero sin dejar de ser una agencia de Tehuantepec.

Se propone entonces por parte del Ejecutivo de la Nación el proyecto de adaptar los puertos de Salina Cruz y Coatzacoalcos para el tráfico de mercancías en alta escala y así convertir el Istmo de Tehuantepec en el camino del comercio mundial.

 

Para la ejecución de éste proyecto, en 1898 se contrató a la Compañía Inglesa Pearson and Son, Limited, quiénes se comprometieron con el ejecutivo de la Nación , a mejorar las instalaciones, construir y conservar los puertos de Salina Cruz y Coatzacoalcos, a cambio de explotar por 50 años las vías del ferrocarril que conectaba a ambos puertos.

El 18 de noviembre de 1899 se decretó aprobado este proyecto, concretándose el contrato el 11 de diciembre de 1899. Así dieron inicio los trabajos el 16 de diciembre de 1899, hasta diciembre de 1903.

Con los resultados de estos trabajos realizados por la Compañía Pearson, en los primeros días de 1901, Salina Cruz alcanza su independencia política y deja de ser agencia de Tehuantepec para convertirse en municipio libre; naciendo así en las costas del Pacífico del Continente Americano, como una pequeña ciudad cosmopolita con alumbrado público, agua potable, calles pavimentadas, alcantarillado y drenaje, banquetas, telégrafos, un cable submarino transoceánico y automóviles; un lugar donde razas de todo el mundo habitaban en casas de madera con techos de lámina llamadas Chalet; contaba además con una estación de ferrocarriles de fachada inglesa y la convergencia de consulados de América y Europa.

La población paso a ser de 50 personas a más de 5000 habitantes y la infraestructura de la ciudad contaba con: 8 edificios, 420 casas habitación, 14 kilómetros de calles embanquetadas aunque sin pavimentar, en una superficie de 161 hectáreas de terreno dentro de las cuales se edificó un edificio llamado “Casa Redonda”, que servía como taller para la reparación de las máquinas del Ferrocarril.


Todos esto gracias a la firme decisión del entonces presidente de la República, Don Porfirio Díaz Mori; conocedor nato de los beneficios que traería consigo la construcción de un ferrocarril que comunicara los puertos de Salina Cruz y Coatzacoalcos; obra que el 23 de mayo de 1907 fue inaugurada por él mismo; dándole bienvenida al buque inglés “Arizon “ procedente de Hawai con un cargamento de azúcar.

El auge del Puerto de Salina Cruz con las instalaciones en el puerto y la ruta ferroviaria, llegó a tener un movimiento marítimo que originó la entrada y salida de 28 a 60 trenes que diariamente llevaban y traían mercancías de todas partes del mundo, provocando un gran movimiento económico y comercial que benefició a la región y a la economía del País.


Pero esto duró poco, porque el azolve continuo del puerto, trajo como consecuencia la paralización de las embarcaciones de alto calado, lo cual fue motivo de la decadencia inicial del puerto en 1911, y posteriormente la apertura del canal de Panamá en 1914, se llevó el tráfico internacional que en nuestro País ya se sentía inseguro y sin garantías ante la lucha armada de la revolución interna que se generaba en la nación.

El 17 de octubre de 1939 el Gral. Lázaro Cárdenas promulga la Ley que crea Puertos Libres de Salina Cruz, Matías Romero y Puerto México (hoy, Coatzacoalcos), para reimpulsar el tráfico de mercancías a través del Istmo de Tehuantepec; con éste acontecimiento, a finales de la década de los 30’s el Puerto estaba nuevamente en operación y se esperaba que el sistema de Puertos Libres reactivara la economía regional.


En ese mismo año se establecieron las bases para la formación de las sociedades cooperativas en la explotaciòn de productos del mar y las sal y se mencionaba que Salina Cruz sería convertido en un importante Puerto Petrolero al proyectarse la construcción de un oleoducto de Minatitlán a Salina Cruz.

En 1941 se inaugura en Salina Cruz la Terminal Marítima y en ese mismo año inicia el sector pesquero con la la formación de las primeras cooperativas de Producción Pesquera de Alta Mar y el Dique Seco pasó a depender directamente de la Secretaría de Marina.

En 1972 el Dique Seco cambia su nombre por Astillero de Marina No.8 y las múltiples solicitudes para el carenamiento de embarcaciones dio origen al planteamiento de un Sincrolift el cual fue aprobado inaugurándose esta obra el 1º. De junio de 1973, en la cual fueron construidos 9 buques para la Secretaria de Marina.

En septiembre de 1974, el Presidente Lic. Luis Echeverría Álvarez, informa que se concluye la edificación de una planta de amoniaco en Salina Cruz.

En agosto de 1979, el Presidente José López Portillo, inaugura la primera etapa e la Refinería del Pacífico en Salina Cruz, Oaxaca.  En 1980 el sector pesquero era una industria tan floreciente que llegó a ocupar el 2º lugar de producción a nivel mundial y Salina Cruz contaba con una flota camaronera de cerca de 300 embarcaciones.

Fuente: Imer.mx

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Copy Protected by Chetan's WP-Copyprotect.