Meningococcemia y meningitis ¿qué las provoca?

Redacción
 
SALINA CRUZ.- Ante la alerta provocada en redes sociales por un caso de meningitis, la duda sobre esta enfermedad ha cobrado interés.
 
Hasta esta tarde el IMSS de Salina Cruz aclaró que se trata de una joven y su esposo quienes son analizados en el hospital general del Seguro Social de la ciudad de Oaxaca por posible caso de meningococcemia.
 
La meningitis es un cuadro que está localizado en las meninges, que son las capas que cubren al encéfalo.
 
Cuando se inflaman producen lo que se llama una meningitis. En cambio, cuando hablamos de meningococcemia estamos hablando ya de un cuadro generalizado, donde la bacteria ya pasó a la sangre, al hígado, a los riñones, al corazón, entonces es un cuadro mucho más severo.
 
Tanto la meningitis como la meningococcemia son provocadas por el mismo germen que se llama meningococo.
 
La meningococcemia es una enfermedad grave de evolución rápida generada por varios tipos de meningococo (Neisseria meningitidis), habitante frecuente de la nariz y la garganta de los individuos sanos. Caracterizada por septicemia, coagulación intravascular y shock, la meningococemia ocurre cuando el meningococo invade el torrente sanguíneo.
 
Es una infección aguda y potencialmente mortal del torrente sanguíneo.

Causas

Las bacterias de esta enfermedad suelen vivir en las vías respiratorias altas de una persona sin provocar signos de enfermedad. Se puede contagiar de una persona a otra a través de las gotitas de la respiración. Por ejemplo, usted puede resultar infectado si está cerca de alguien con esta afección y esta persona estornuda o tose.
 
Los familiares y las personas expuestas muy de cerca a un individuo que padece la afección tienen mayor riesgo. La infección se presenta con más frecuencia en invierno y al principio de la primavera.

 Síntomas

Al principio puede haber pocos síntomas. Por ejemplo:
 
Fiebre
Dolor de cabeza
Irritabilidad
Dolor muscular
Náuseas
Erupción con muy pequeñas manchas rojas o púrpuras en los pies o en las piernas
Los síntomas tardíos pueden incluir:
 
Un deterioro en su nivel de conciencia
Grandes zonas de sangrado bajo la piel
Shock
Pruebas y exámenes
El proveedor de atención médica lo examinará y hará preguntas sobre los síntomas.
 
Se harán exámenes de sangre para descartar otras infecciones y ayudar a confirmar la meningococemia. Estos pueden incluir:
 
Hemocultivo
Conteo sanguíneo completo con diferencial
Estudios de coagulación de la sangre
Otros exámenes que se pueden hacer incluyen:
 
Punción lumbar con el fin de obtener una muestra de líquido cefalorraquídeo para un cultivo
Tinción de Gram y biopsia de piel
Análisis de orina

Tratamiento

La meningococemia es una emergencia. Las personas con esta infección a menudo necesitan internarse en la unidad de cuidados intensivos del hospital, donde las vigilan muy de cerca. Se les puede dejar en aislamiento respiratorio durante las primeras 24 horas para ayudar a prevenir la diseminación de la infección a otros.
 
Los tratamientos pueden abarcar:
 
Antibióticos por vía intravenosa, administrados inmediatamente
Soporte respiratorio
Reposición de factores de coagulación o plaquetas, si se presentan trastornos hemorrágicos
Líquidos intravenosos
Medicamentos para tratar la hipotensión arterial
Cuidado de heridas de zonas de piel con coágulos sanguíneos
Expectativas (pronóstico)
El tratamiento oportuno lleva a un resultado positivo. Cuando se presenta shock, el pronóstico es más reservado.
 
La afección es potencialmente más mortal en aquellas personas que padecen:
 
Un trastorno hemorrágico grave llamado coagulopatía intravascular diseminada (CID)
Insuficiencia renal
Shock
Posibles complicaciones
Las posibles complicaciones a causa de esta infección son:
 
Artritis
Trastorno hemorrágico (CID)
Gangrena debido a la falta de riego sanguíneo
Inflamación de los vasos sanguíneos en la piel
Inflamación del músculo del corazón
Inflamación del revestimiento del corazón
Shock
Daño serio a las glándulas suprarrenales que puede llevar a hipotensión arterial (síndrome de Waterhouse-Friderichsen)
Cuándo contactar a un profesional médico
Acuda de inmediato a la sala de urgencias si tiene síntomas de meningococemia. Igualmente, consulte con su proveedor si ha estado cerca de alguien que padece la enfermedad.

Prevención

Con frecuencia, se recomiendan antibióticos preventivos para los familiares y contactos cercanos. Hable con su proveedor acerca de esta opción.
 
Para los niños de 11 o 12 años, se recomienda una vacuna que cubre algunas cepas del meningococo, aunque no todas. Se aplica un refuerzo a la edad de 16 años. Los estudiantes universitarios no vacunados que viven en residencias universitarias también deben considerar la posibilidad de recibir la vacuna. Ésta se debe administrar algunas semanas antes de que se muden a la residencia universitaria. Consulte con su proveedor sobre esta vacuna.
 
Con información de: medlineplus.gov

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Copy Protected by Chetan's WP-Copyprotect.