Oaxaca, entre estados con mayor impunidad

OAXACA.- El estado de Oaxaca es uno de los estados con mayores índices de impunidad del país e incluso se ubica entre las 10 entidades con más crímenes sin resolver, con un porcentaje del 75.12 por ciento, sólo superado por Puebla, Veracruz, Aguascalientes, Guerrero, Quintana Roo, Coahuila, Baja California, Tamaulipas y el Estado de México.

Así lo establece el Índice Global de Impunidad de México 2018, el cual señala que en el Estado sólo el 8.94 por ciento de los homicidios llevan a los presuntos responsables a la cárcel.

El reporte indica que éste es uno de los problemas estructurales de la procuración de justicia en la mayoría de las entidades, donde las agencias de investigación carecen de capacidad suficiente para atender la comisión del delito de homicidio.

 

IMPUNIDAD TOTAL

En Oaxaca, forman parte de las estadísticas crímenes históricos como los del periodista Brad Will en el año 2006; también los de los activistas Jry Jaakkola y Betty Cariño o el del ex dirigente del MULT, Heriberto Pazos Ortiz.

Crímenes recientes como los de la periodista María del Sol Cruz, en el Istmo de Tehuantepec, en vísperas de las elecciones del 2 de julio, o de la candidata Pamela Terán y del también candidato Emigdio López Avendaño, así como de Abraham Hernández del Comité de Derechos Indígenas de Oaxaca. Todos ellos se suman a la larga lista de sucesos impunes.

En el colectivo todavía se recuerda la falta de justicia a crímenes como los de Alejandro Barrita, ex jefe policiaco estatal o el del ex director de la policía capitalina Aristeo López Martínez.

Por supuesto que no pueden faltar a la lista de asesinatos impunes los de los activistas Edmundo Reyes Amaya y Gabriel Alberto Cruz Sánchez, quienes fueron reportados como desaparecidos desde hace más de una década, durante el conflicto político social de la Asamblea Popular de los Pueblos de Oaxaca.

 

NO HAY JUSTICIA

Lo más grave es que en Oaxaca disminuyó en los últimos años el índice de encarcelados por homicidio entre homicidios en averiguaciones previas iniciadas, al pasar de 25.5 por ciento hace más de una década a 8.94 por ciento en los últimos años.

Estudios dados a conocer por la Universidad de las Américas señalan que Oaxaca se encuentra ente las entidades con el menor número de agencias del Ministerio Público, con 2.77 agencias por cada 100 mil habitantes.

La información ubica a Oaxaca en el lugar 21 de las entidades con un grado de impunidad muy alto.

Además se detalla que el grado de impunidad es muy alto, con una cifra negra de 94.3 por ciento, más alta que la nacional de 93.7 por ciento.

ALTA INCIDENCIA DELICTIVA

En Oaxaca los delitos más recurrentes del fuero común son las lesiones, el robo a transeúntes en la vía pública, daños a la propiedad y otros robos.

La etapa de averiguación previa tiene un comportamiento similar a la media nacional.

Sin embargo, de acuerdo al reporte del Índice Global de Impunidad de México 2018, se presenta una disminución bastante significativa entre las causas penales y los indicadores de sentencias.

Mientras que en las cifras nacionales la cantidad de causas penales que terminan en sentencia suelen presentar una disminución de alrededor del 30 por ciento.

En Oaxaca esta relación se reduce considerablemente, pues sólo el 16 por ciento de las causas penales reciben sentencia.

Igualmente, sólo el 15 por ciento de las causas recibe una condena en Oaxaca; la cifra nacional es de 26 por ciento.

Cabe destacar que el cuello de botella más importante en el proceso se encuentra entre los presuntos delitos registrados y las causas penales abiertas: 34,304 y 4,070, respectivamente, es decir, sólo el 11 por ciento de los delitos registrados inicia un proceso para llevar a su castigo.

Este último dato es concordante con el porcentaje nacional, sin embargo, levanta dudas al no reportar el número de averiguaciones previas iniciadas y carpetas de investigación abiertas determinadas

También señala que en la dimensión estructural de justicia se encuentra un comportamiento similar en donde los números están ligeramente por encima de la media nacional en la mayoría de los rubros, lo que significa que, en términos generales, hay más personal en el estado dedicado a atender menos presuntos delitos que en la media nacional, siendo que en Oaxaca se registraron 854 por cada cien mil habitantes, estadística por debajo a la media nacional, que es de 1,263.

 

CADA VEZ MENOS VAN A LA CÁRCEL

De acuerdo al Índice Global de Impunidad de México 2018, en Oaxaca el porcentaje de encarcelados por robo es mucho menor al porcentaje de encarcelados por homicidio. El porcentaje de encarcelados por homicidio entre homicidios en averiguaciones previas iniciadas es de casi 9 por ciento, que contrasta con el 26 por ciento del año anterior y el 17 por ciento correspondiente al promedio nacional. En este rubro Oaxaca aporta a la caída del promedio nacional que era del 27 por ciento el año anterior.

Por su parte, el porcentaje de encarcelados por robo entre robos en averiguaciones previas iniciadas es de 5por ciento, menos de la mitad de la media que es de 11por ciento. Los datos de la dimensión funcional de justicia presentan la mayor problemática del estado y refuerza lo afirmado anteriormente. El porcentaje de sentenciados entre ingresos penitenciarios, al igual que el año anterior, es de 19 por ciento, en contraste con la cifra nacional del 27 por ciento. Por su parte el porcentaje de reclusos sin sentencia en primera instancia es de 43 por ciento, muy por encima de la cifra nacional de 27 por ciento.

 

CULTURA DE LA DENUNCIA

Al respecto, el Observatorio Oaxaqueño del Delito hizo un llamado a las autoridades de procuración de justicia a fortalecer la cultura de la legalidad y a facilitar el inicio de averiguaciones previas para sancionar la comisión de delitos.

Ernesto Gutiérrez Jiménez, presidente del Observatorio y consejero de la Confederación Patronal de la República Mexicana señaló que las cifras que se manejan de impunidad siguen igual o peor, pues no han tenido avances.

Anotó que los problemas que se veían en la Costa, Istmo y la Cuenca se han visto reflejados hasta en los Valles Centrales.

También indicó que el grado de impunidad es tal que la gente piensa cada vez más en aplicar la justicia por propia mano.

Señaló que ahora en las colonias se advierte a los delincuentes comunes que no serán entregados a la policía sino linchados y por ello, en la mayoría de los casos, los vecinos saben que no se aplica la ley, pues prefieren darles un escarmiento y los golpean y entregan malheridos porque saben que los liberarán

“Ha fallado la cultura de la denuncia y de la legalidad y nadie quiere perder tiempo en trámites engorrosos y más cuando al día siguiente los delincuentes están fuera”, declaró.

Admitió que muchos crímenes de reconocidos personajes no tienen respuesta y que siguen en la impunidad.

“Y al no esclarecerse abona más a la incertidumbre en la población”, dijo.

Anotó que no se trata de crear nuevas leyes, “sino lo que se tiene que hacer darle vigencia al Estado de Derecho, pues su aplicación se puede traducir respuestas favorable para los justiciables”.

Anotó que los bloqueos de vialidades, el cierre de carreteras y otros delitos cometidos por organizaciones sociales también deben sancionarse, pues de lo contrario aumenta la percepción de impunidad.

Por último recomendó a la ciudadanía aprovechar los mecanismos de denuncia y prepararse también para evitar extorsiones o la comisión de delitos, además de sugerir que como ciudadanos todos se cuiden unos a otros.

 

CASTIGAR DELITOS EXIGE CRIMINALISTA

Para el criminalista Fidel Hernández Ortega los altos niveles de peligrosidad en las calles, así como la mayor incidencia delictiva en algunos puntos de las zonas urbanas y rurales, deben obligar a las autoridades a replantear el esquema de atención a la sanción de los delitos y también de seguridad.

Reconoce que no es fácil impedir la comisión de un delito, pero señala que la prevención es una tarea que tiene que retomarse para buscar mejores niveles de bienestar y justicia en la sociedad.

Además considera necesario que los agentes del Ministerio Público agilicen sus actuaciones, pues acudir a una dependencia de este tipo a realizar cualquier actividad es pasar muchas horas en ambientes desagradables y con una alta carga burocrática.

Señaló que es importante crear una nueva generación de fiscales que atiendan con prontitud las demandas de los justiciables e indicó que en el corto plazo deben tenerse resultados de la aplicación del nuevo sistema de justicia penal.

Por ello, urgió también a las autoridades federales y estatales para diseñar esquemas de aplicación de justicia donde no haya margen para la impunidad.

Anotó que la sociedad está cansada de exigir justicia y en muchos casos ello los obliga a recurrir a la justicia por propia mano.

Puntualizó que en la entidad es necesario establecer un sistema de justicia que entienda a todos los sectores de la sociedad, pues los problemas de comunicación y la existencia de varios pueblos originarios, con sus lenguas y costumbres, obligan a mejorar la aplicación de la justicia.

HOMICIDIOS DOLOSOS: 510 EN 2018

De acuerdo al reporte de la Fiscalía General del Estado al Sistema Nacional de Seguridad Pública, al mes de junio de 2018 en Oaxaca se han cometido 897 homicidios y de ellos 510 fueron homicidios dolosos.

Se precisa que de éstos 390 se cometieron con arma de fuego, 52 con arma blanca y 43 con otro elemento, mientras que en 25 casos no se especifica el tipo de arma utilizado.

Un año antes, en el 2017, el informe señala que se cometieron 1 mil 644 homicidios y de estos 847 fueron denunciados ante las agencias del Ministerio Público como homicidios dolosos. En 648 casos se utilizaron armas de fuego y en 98 armas blancas.

(Con información de: Tiempo de Oaxaca)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Copy Protected by Chetan's WP-Copyprotect.