La noche que enlutó a la familia Perea Escobar

Edgar CRUZ/ Foto: Luis Villalobos

TEHUANTEPEC.- Un año después del terremoto de 8.2 grados que sacudiera a esta región, la familia Perea Escobar de Tehuantepec no ha podido rehabilitar la vivienda que cobró la vida de uno de sus seres queridos.

“Apenas hace un mes no dieron la tarjeta de Bansefi para la reconstrucción de la casa de mi hermano. Fue toda una odisea pedir que nos dieran el apoyo. La Sedatu prácticamente nos hizo hacer muchos trámites por un error en el nombre del beneficiario”, señaló Mercedes Perea Escobar.

Esa noche del terremoto, narró la maestra jubilada, llegaron a supervisar que la casa de su mamá en el barrio San Jerónimo donde ahora vivían sus hermanos, ya de la tercera edad, se encontrara en buen estado. Sin embargo, la sorpresa fue ver el techo desplomado y la pared de la fachada casi a punto de colapsar.

“De entre los escombros pudimos sacar a mi hermana Blanca, gracias a Dios la sacamos casi sin lesiones, pero mi hermano Enrique se nos fue esa noche, murió bajo el techo”, detalla.

Enrique Perea Escobar falleció a causa de las lesiones que le provocó la caída del techado de tejavana y horcones de madera. Fue el único deceso que se registró en este municipio y que sumó a los 82 muertos que dejó el sismo en Oaxaca.

La mañana del 7 de septiembre de 2017 la tragedia había sorprendido a la familia Perea.

La tragedia había comenzado para esta familia.

“Nos prometieron que nos ayudarían a reconstruir nuestra casa. Hasta el mismo gobernador, el secretario de Gobernación y Rosario Robles nos aseguraron que con su apoyo íbamos a reconstruir el hogar que hizo mi madre, pero de eso nada ha pasado”, dijo.

Mercedes se dijo decepcionada de las promesas del gobierno estatal y federal.

Hasta hace apenas un mes lograron que Bansefi les liberara las tarjetas por 120 mil pesos para la reconstrucción de su vivienda.

El problema del retraso, dijo, se debió a que incorrectamente pusieron como propietaria de la vivienda a su madre ya fallecida hace años.

“Preguntaron de quién era la casa pero nunca dijeron quiénes viven ahí, por ese detalle nos han retrasado el apoyo casi un año y la casa sigue en un terreno baldío”, dijo.

Agradeció el apoyo del ayuntamiento quien retiró el escombro y derrumbó la pared principal que estaba a punto del colapso.

Mercedes aseguró que debido a las “vueltas” que le generó la muerte de su hermano y la casa colapsada de su madre, se le olvidó registrar su vivienda ante Sedatu.

Ahora busca que con un segundo o tercer censo le llegue un apoyo para rehabilitar su vivienda.

“Solo en materiales me he gastado 70 mil pesos y aún así la casa tiene filtraciones, no ha quedado bien todavía.”, refirió.

Doña Mercedes confía que con el nuevo gobierno de Andrés Manuel López Obrador llegue un poco más de ayuda para quienes aún necesitan del apoyo, pues dijo, aún en Tehuantepec hay viviendas que necesitan ser reparadas y familias que viven a la intemperie.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Copy Protected by Chetan's WP-Copyprotect.