Barrio Laborío de Tehuantepec reactiva su fiesta patronal tras un año del sismo

Edgar CRUZ/Fotos: Diego Díaz

TEHUANTEPEC.- Justo el día de la fiesta patronal del barrio Laborío en 2017, la ciudad despertó entre escombros y la tragedia provocada por el sismo de 8.2 grados.

Por la contingencia, pues las réplicas no cesaban y el desánimo de la gente era mayor en este entonces, los organizadores y mayordomos de la fiesta patronal decidieron suspender la festividad y solo realizaron una misa en honor a la virgen de la Natividad Excelsa, patrona de los laborianos.

La iglesia fue cerrada pues en su interior hubo fisuras, el campanario derecho también presentó daños. La imagen de la virgen patronal así como de otras figuras religiosas como el de Nuestro Padre Jesús de la Merced quedaron en el interior del templo, con riesgo de que pudieran dañarse.

Esa mañana no era de fiesta, era un día de duelo, tanto que las demás festividades patronales se suspendieron.

No había sido la primera vez que una contingencia provocada por la madre naturaleza ocasionara la suspensión de la festividad del barrio Laborío. Ya en otros años fuertes lluvias e inundaciones habían provocado la cancelación de la fiesta pero nunca con una sensación de tragedia y miedo como la del 8 de septiembre del 2017.

En todo el resto del año, la ciudad presentó ausencia de festividades debido a la contingencia. En diciembre pasado, comenzaron a reanudarse, con la esperanza de que la situación en la región mejorara.

Bario Laborío, el barrio del centro de Tehuantepec reanudó también sus tradiciones. Su fiesta Titular, su cuaresma, la Semana Santa, sus homilías, ya no se realizaron al interior del templo, sino en una especie de capilla alterna que fue acondicionada en el atrio, para mayor seguridad de los feligreses.

Ahí, en ese espacio alterno, fue realizada la homilía patronal un año después del terremoto de 8.2 grados.

Los mayordomos Alex Álvarez Romo, acompañados de sus padres Ariel Álvarez Ordoñez y Teresa Romo de Álvarez, fueron los realizadores de la festividad que retomó la tradición un año después de la tragedia.

A un año de diferencia, la situación es diferente, pero los ánimos son mejores que en 2017.

El mayordomo Alex Álvarez junto con el diputado local, Donovan Rito y su esposa, Nadia Clímaco

Álvarez Romo agradeció primeramente a la virgen de la Natividad Excelsa la oportunidad de poder realizar la mayordomía patronal y a quienes asistieron a los días de fiesta que se realizó desde el pasado 6 de septiembre.

Los shuanas del barrio esperan que pronto las autoridades federal inicien los trabajos de rehabilitación de la iglesia para que los fieles puedan orar en el espacio idóneo que sus antepasado construyeron.

Hasta ahora el INAH no ha anunciado la fecha exacta del inicio de la rehabilitación de la iglesia del barrio Laborío.

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Copy Protected by Chetan's WP-Copyprotect.