Plan Nescafé y la ruina del café endémico en Oaxaca

Francisco Vásquez/ Diario Despertar

OAXACA.- El pasado 6 de septiembre, el gobernador de Oaxaca, Alejandro Murat Hinojosa, y el vicepresidente ejecutivo de Cafés y Bebidas Nestlé, Philipp Navratil, firmaron un convenio de colaboración para la implementación del Plan Nescafé en la entidad, el cual busca aprovechar al máximo los terrenos de cultivo de los cafetaleros para hacerlos más productivos y rentables.

Philipp Navratil detalló que a través de este acuerdo se invertirán 11.38 millones de pesos en 11 municipios de las regiones del Istmo y Cañada, particularmente en la Sierra Mazateca, en una primera etapa incluirá a 520 productores con miras a alcanzar hasta dos mil en 2020.

El Plan Nescafé busca que para el año 2020 esta empresa transnacional mejore su sostenibilidad en su cadena de suministro de café, para ello distribuirá 40 millones de plantas en México que la abastecerán de 90 mil toneladas de café, a la par de entrenar a 40 mil productores, en esta estrategia Nestlé invierte en el país más de 46 millones de pesos al año.

Sin embargo, detrás de esta fachada de apoyo al sector cafetalero se esconden otros fines, como se explica en el estudio El lado oscuro del Plan-Nescafé. Nestlé y el café mexicano, el cual fue realizado por expertos en el tema, explican que en vez de que la empresa cree valor agregado compartido, Nestlé estaría consolidando su concentración de mercado y su control sobre la cadena productiva.

Además la empresa transnacional se estaría beneficiando de subvenciones gubernamentales gracias a relaciones clientelares con el mundo de la política, de las cuales antes se beneficiaban más las cooperativas de comercio justo, cabe mencionar que la transnacional Nestlé, es una de las empresas que participaron en la Cruzada Nacional Contra el Hambre, programa estelar del gobierno federal que actualmente encabeza Enrique Peña Nieto.

En el documento también se detalla que con inteligentes estrategias de mercadotecnia, la empresa logra que en México el Nescafé, hecho de granos baratos e importados, siga dominando el mercado e impida que el café local de buena calidad se introduzca de manera amplia en los hábitos de consumo.

“En México, Nestlé pretende promover un programa de subsidios estatales para el cultivo de café robusta. Para ese fin la empresa ha construido una planta especialmente adaptada para la producción de Nescafé. Pero, dado que el muy bajo precio del café robusta les ocasiona una merma en sus ingresos, pocos productores de café quieren participar en el programa”, indica el estudio.

Aunado a esto, el gobierno de Oaxaca, al firmar este convenio, delega obligaciones y se deslinda de destinar recursos al campo con el objetivo de impulsar la siembra y producción de diversas clases de café endémico, el cual ha posicionado al estado dentro de los 10 productores del mejor café del mundo.

Un caso práctico de los impactos negativos que el Plan Nescafé genera se dio en 2013 en Veracruz, donde productores de café que se vieron afectados por la roya realizaron diversas manifestaciones en rechazo al plan, en aquel entonces demandaron a la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Recursos Naturales, Pesca y Alimentación (Sagarpa), que no permitiera más políticas monopólicas que sólo contribuyen a perjudicar al café nativo.

Argumentaban que las actuales políticas públicas asesinan al campo, ya que la empresa Nestlé busca sembrar plantas resistentes al cambio climático y comercializar un producto barato, de mala calidad, acaparando el grano a costa de sacrificar el café nativo.

También en Chiapas, el gobierno actual justificándose en el combate a la pobreza pretende obligar a los campesinos a incorporarse en la economía liberal de mercado, esto significa que reciben subvenciones si abandonan sus cultivos de maíz y comienzan a cultivar la materia prima para productos de exportación.

En Oaxaca, las reacciones no se hicieron esperar, alrededor de 78 organizaciones regionales y comunitarias productoras de café al interior del estado, mediante un comunicado dirigido al gobernador de Oaxaca, Alejandro Murat Hinojosa, manifestaron su inconformidad ante la firma de este convenio.

Los inconformes señalaron que les sorprende que se firmara un convenio de colaboración denominado Plan Nescafé entre el gobierno de Oaxaca y la empresa multinacional Nestlé, sin dar a conocer el contenido del mismo y sin consultar a la industria estatal, además de que no se sabe sobre las posibles consecuencias que podría tener con la economía local.

Asimismo, denunciaron la exclusión de la que son objeto por parte de la Secretaría de Economía, a través de su titular Juan Pablo Guzmán Cobián, ya que para la firma del convenio con Nestlé, de manera elitista sólo convocaron a los integrantes del Clúster del Café.

“El cual sólo está constituido por 16 personas físicas, sin ser representativo del gremio y no a través de los diferentes actores que por más de cuatro décadas hemos actuado dentro del marco de las leyes aplicables”, reprocharon.

También consideraron injusto que el Plan Nescafé esté siendo promovido por el gobierno del estado, toda vez que creen que es un retroceso en atención a la producción de café de alta especialidad, “este plan nos regresa a que productores de la Cañada e Istmo se conviertan exclusivamente en proveedores de materia prima”, indicaron.

Los productores de café acusaron una falta de apoyo gubernamental a las demandas del gremio, la principal es la búsqueda y constitución de un fondo emergente de café ante la caída de los precios internacionales del mismo, como se ha realizado en el resto de los países centroamericanos y sudamericanos, ya que Oaxaca es uno de los 10 estados con mayor producción de café de especialidad en el país.

En diversas ocasiones han manifestado que la mejor ruta para el rescate del café es el acompañamiento decidido de los gobiernos estatal y federal con programas y recursos que verdaderamente aterricen en el campo oaxaqueño y busquen empoderar a las variedades endémicas.

Esto debe contemplar un acompañamiento técnico y recursos económicos para cuidar las parcelas cafetaleras, además de que urge una modificación a la Ley de Desarrollo Rural Sustentable para dar validez a la creación del Instituto Nacional del Café.

Los productores señalaron que el café oaxaqueño ha sido muy rentable, tal es el caso del Café Pluma, con gran reconocimiento nacional e internacional, mismo que fue sacado del padrón de proveedores de plantas de la Sagarpa, lo que demuestra la falta de conocimiento de las autoridades en el tema.

Mientras tanto, los campesinos buscan dar apoyo a esa variedad para que vuelva al mercado y sea el motor de desarrollo de otras regiones como lo es Ozolotepec, los Coatlanes, Loxicha, Candelaria y San Mateo Piñas, grandes productoras, que si se potencializan se convertirán en el Oro Verde de Oaxaca, aseguraron.

Todo esto apunta a que la decisión del gobernador de Oaxaca en implementar el Plan Nescafé en la entidad fue errónea, ya que realmente no se empoderará a los productores de café, quienes sólo pasarán a ser parte de la cadena productiva, además de que dará la destrucción del café endémico que tiene a Oaxaca en primeros lugares a nivel mundial.

El estudio El lado oscuro del Plan-Nescafé. Nestlé y el café mexicano, puede ser consultado en: https://www.educaoaxaca.org/images/2018/vdocuments.mx_el-lado-obscuro-del-plan-nescafe%20(2).pdf

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Copy Protected by Chetan's WP-Copyprotect.