Va en serio la reducción de salarios y bonos en Juchitán, asegura Montero

Edgar CRUZ

JUCHITÁN.- El presidente municipal electo de Juchitán de Zaragoza, Emilio Montero Pérez, aseguró que su promesa de campaña de reducir salarios y gastos de funcionarios municipales será aplicable a partir el 1 de enero de 2019, cuando entre en funciones junto con el nuevo ayuntamiento.

En entrevista, Montero aseguró que la reducción de salarios, bonos y viáticos serán del 50% sobre lo que actualmente ganan los concejales de este municipio.

“Estamos hablando que será una reducción a la mitad, no solo del salario sino de los viáticos y vamos por la eliminación de los bonos y compensaciones”, señaló.

De acuerdo al próximo alcalde emanado de Morena, un concejal del ayuntamiento juchiteco percibe 30 mil pesos mensuales de su dieta más una cantidad similar por “bonos” del servicio público, además de diversos apoyos no cuantificables de viáticos de los funcionarios.

El cabildo de Juchitán está conformado por 13 concejales, incluyendo al presidente municipal, que tan solo por el pago de dietas, el ayuntamiento deroga 390 mil pesos mensuales, que al año representa un gasto de 4 millones 680 mil pesos.

De aplicarse esta reducción salarial, el próximo gobierno se estaría ahorrando 195 mil pesos al mes o 2 millones 340 mil pesos totales por cada uno de los tres años. Esto sin contar los bonos por 30 mil pesos mensuales que a decir de Montero Pérez, cada regidor recibe solo por prestar sus servicios.

El edil electo señaló que el gobierno que encabezará no puede darse el lujo de erogar demasiado dinero en salarios cuando se tiene una ciudad aún en reconstrucción y con serios problemas en el drenaje, alumbrado público, red de agua potable, seguridad, recolección de basura y rehabilitación de edificios públicos.

Precisó que el municipio recibe 70 millones al año del ramo 33 para obra pública, insuficientes para atender las necesidades de Juchitán que se acrecentaron tras el terremoto de 2017.

Sostuvo que al igual que el gobierno federal de López Obrador, en Juchitán pretenden aplicar la austeridad gubernamental para atender otras necesidades sociales y no derrocharlos en el modo de vida de los servidores públicos.

También descartó que el ayuntamiento que presidirá sea botín de los grupos políticos y sociales que existen en Juchitán, que primero apoyan al triunfo electoral de los candidatos y después exigen sus cuotas económicas a través de obras públicas o dinero en nómina. Sin embargo, dijo ser respetuoso de las demandas sociales de las agrupaciones con las que contó para lograr el triunfo.

“Juchitán ha estado repartido en grupos políticos, Juchitán no puede estar secuestrado por esos grupos”… y que a decir del próximo edil se necesita acabar con ese paternalismo.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Copy Protected by Chetan's WP-Copyprotect.