Nace polémica por veneración al “Niño Huachicolero”

Apro

MÉXICO.- Por ser una “práctica supersticiosa” y contraria al mandamiento del “no robarás”, la Iglesia católica en México reprobó totalmente el culto al Santo Niño Huachicolero, el cual surgió en Puebla y ya empieza a extenderse entre los huachicoleros de otros estados del país, quienes a través de este santo buscan “protección divina” para sus actividades de robo de gasolina.

El Santo Niño Huachicolero es un Niño Dios que sostiene en una mano una manguera para extraer gasolina, la cual está conectada a un bidón de plástico. Su imagen es muy similar a la del Santo Niño de Atocha que se venera en Zacatecas, sólo que éste sostiene un báculo y un ramo de flores.

La veneración al Santo Niño Huachicolero empezó a hacerse más patente en 2016, en el estado de Puebla, concretamente en el llamado Triángulo Rojo de esa entidad, que abarca los municipios de Tepeaca, Tecamachalco, Quecholac y Palmar de Bravo.

Sin embargo, a raíz de la lucha frontal que encabeza el gobierno federal contra el robo de combustible en el país, su veneración ha crecido entre algunos fieles.

Las bandas de huachicoleros poblanos empezaron a encomendarse a esta imagen en busca de protección divina. Luego, el culto empezó a propagarse a otras entidades, al grado de que en algunos tianguis y mercados se comenzó a dar la demanda de este novedoso Niño Dios con su atuendo huachicolero, sobre todo para la festividad del día de la candelaria, del 2 de febrero.

“Desde hace algunos años comenzó a darse este culto en el estado de Puebla. Sobre todo en las zonas de la arquidiócesis de Puebla y de la diócesis de Tehuacán. Más que de la blasfemia, este culto es producto de la ignorancia. Ya es hora de ponerle un alto”, señaló Hugo  Valdemar, canónigo penitenciario de la arquidiócesis de México.

Valdemar advirtió que con este culto empieza a crearse “una especie de patronazgo de la delincuencia, porque su trasfondo es creer que hay protección divina para hacer el mal, en este caso concreto para robar gasolina”.

“La Iglesia católica censura totalmente el culto al Santo Niño Huachicolero, ya que es un práctica supersticiosa producto de la ignorancia y da la mala formación cristiana de las personas que lo veneran”.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Copy Protected by Chetan's WP-Copyprotect.