Vive el barrio Santa María la esencia del viernes de Cuaresma

Eduardo MARTINEZ

TEHUANTEPEC.- Como parte del ciclo de rituales de la Cuaresma zapoteca, este jueves por la noche el barrio Santa María vivió la esencia del Segundo Viernes de Cuaresma, donde se conjugaron rituales, aromas y sabores únicos de la temporada sacra en Tehuantepec.

La celebración sacra dio inicia alrededor de las 8 de la noche con la tradicional serenata, luego del rezo en honor al señor del Segundo Viernes, mismo que fue venerado durante toda la noche por decenas de feligreses católicos.

Para Daniel Peña, conocedor de costumbres tehuanas, esta es una fiesta de aromas, sabores y rituales, entre los que destacan el “miserere” del latín misericordia que anuncia a la media noche la culminación de la veneración en cada viernes de Cuaresma.

“Estas celebración son de solemnidad donde los ciudadanos reafirman su fe al acudir a la celebración de los viernes que ahora se realiza en jueves, pero siempre con la esencia de los aromas, sabores únicos y los rituales que enmarca esta veneración” sostuvo.

Y es que en el lugar los asistentes pueden disfrutar de la calidez humana del pueblo zapoteca, probar los sabores únicos de la temporada como los tamales de iguana, bebidas y dulces típicos de esta ciudad que se regalaran y en otros casos se venden al exterior del templo que realiza su viernes de Cuaresma.

Es por ello que el sincretismo de estas celebraciones son únicas en toda la región del Istmo, pues en Tehuantepec aún se practican los rituales, se elaboran los manjares propios de la Cuaresma, las mujeres visten de luto, mientras que los más niños y jóvenes juegan a quebrarse huevos de harina y confeti durante toda la noche, acompañados de la romería y el ritmo de las notas sacras y las marchas que dan identidad a la capital histórica del Istmo, Santo Domingo Tehuantepec.

“Tienen que venir y vivir la cuaresma en el Istmo, en Tehuantepec y disfrutar de una de las épocas más destacadas del año que sin duda los sorprenderán por los rituales, sabores y el sincretismo de la fe” finalizó el costumbrista Daniel Peña.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Copy Protected by Chetan's WP-Copyprotect.