Linchamientos y pobreza van de la mano; el país registró 336 casos de 2015 a 2018

Excélsior

MÉXICO.- La pobreza y bajo nivel de escolaridad son el sello de las localidades con más casos de linchamiento.

De 336 ajusticiamientos que hubo en el país entre 2015 y 2018, los municipios con mayor incidencia fueron Ecatepec, con 28; Puebla, 13; Cárdenas, Tabasco, con diez; Iztapalapa, ocho y Naucalpan, siete, señala un informe de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH).

Estadísticas oficiales indican que en Ecatepec se registra pobreza en 42% de su población. También, 61% de sus habitantes tiene al menos una carencia social. Además, sólo 17% de ellos accedió a educación superior.

En la capital poblana, 40% de la población está en pobreza. En educación, el municipio tiene un rezago de 43% y sólo 16% de sus habitantes alcanzó nivel superior.

Para Cárdenas, el rezago educativo llega a 39% y 55% de su población vive en pobreza moderada.

Respecto a Iztapalapa, 35% de sus habitantes padece pobreza y 62% tiene al menos una carencia social. El bajo nivel de escolaridad también está presente, pues sólo 21% cursó nivel superior.

En su reporte, la CNDH destacó que, en un año, los linchamientos crecieron 190% al pasar de 60 casos en 2017 a 174 el año pasado. Esta tendencia, indicó, parece continuar este 2019, ya que en cinco meses hubo 67 casos, con 107 víctimas.

La marginación reina donde más linchan

En Ecatepec, Puebla, Iztapalapa, Cárdenas y Naucalpan, que lideran la estadística, imperan la violencia y la impunidad.

Los municipios que lideran las estadísticas de linchamientos de 2015 a 2018 tienen niveles de pobreza y pobreza moderada en casi 50% de su población, y del total de habitantes, pocos llegan a niveles de estudio que superan la educación básica.

Según el Informe Especial sobre Linchamientos en Territorio Nacional, presentado por la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) el 22 de mayo, de 2015 a 2018 han ocurrido en México 336 casos de linchamiento en 188 municipios.

El reporte muestra que las entidades con los mayores índices son el Estado de México, Puebla, Ciudad de México, Hidalgo y Tabasco. Los municipios con más casos son Ecatepec, con 28; Puebla con 13; Cárdenas con diez; Iztapalapa ocho y Naucalpan siete.

Ecatepec forma parte del Estado de México, entidad que registra un índice de impunidad de 80.06, por arriba de la media nacional, que es de 69.84.

De acuerdo con la última Encuesta Intercensal del Instituto Nacional  de Geografía y Estadística (Inegi) (2015), este municipio tiene un millón 677 mil 678 habitantes.

Datos de la Medición de la Pobreza a nivel municipio, dados a conocer por el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), indican que en Ecatepec 42.7% de la población vive en pobreza y 37.8% en pobreza moderada. Mientras que 61.4% de sus habitantes tiene al menos una carencia social.

En lo que respecta al número de policías para el municipio, en su reporte de Recursos humanos en instituciones de seguridad pública y justicia (2015), el Inegi revela que en esa demarcación sólo hay dos mil 57 personas asignadas a funciones de seguridad pública municipal, lo cual indica que sólo hay un policía por cada 815 habitantes.

Sumado a ello, la población tiene 26.7% de rezago educativo, y 28.52% de sus habitantes cuenta con educación media superior y sólo 17.56% con educación superior; 56.02% de la población tiene estudios de nivel básico.

Puebla, el segundo municipio con más linchamientos, alcanza un nivel de impunidad de 75.59; también rebasa la media nacional.

El municipio tiene seis millones 168 mil 883 habitantes y, de acuerdo con los registros de Inegi, en 2014 sólo contaba con mil 296 policías municipales, es decir, a cada agente le correspondería cuidar a cuatro mil 759 ciudadanos.

En Puebla, 40.6% de su población es ubicada por el Coneval en niveles de pobreza, mientras que 36.9% vive en pobreza moderada. Del total de habitantes en esta demarcación, 66.9% registra al menos una carencia social.

En los niveles educativos, Puebla tiene un rezago de 43.2%, según las últimas estadísticas (2015); de sus habitantes, 56.25% tiene educación básica, 18.99% tienen educación media superior y sólo 16.48% alcanza nivel licenciatura o superior.

En Cárdenas, Tabasco, la población asciende a 258 mil 554 habitantes, con un rezago educativo de 39.1%. 60.28% de su población tiene estudios de nivel básico, 21.6% tiene estudios de nivel medio superior y sólo 12.76% alcanza el nivel superior.

En este municipio 55.3% de la población vive en situación de pobreza y 43.2% en pobreza moderada; 85.8% de los habitantes tiene, al menos, una carencia social.

Los niveles de impunidad en Tabasco se encuentran dentro de la media nacional, con 69.88 puntos. La estadística de 2014 revela que en este municipio 579 personas se les paga un salario por cuidar la seguridad pública; es decir, que hay un agente por cada 446 personas.

En Iztapalapa, el cuarto municipio en la lista de localidades con más casos de linchamientos, hay un millón 827 mil 868 habitantes. La alcaldía de la CDMX presenta un rezago educativo de 24.2% y del total de la población 46.92% tiene estudios de nivel básico, 28.66% de nivel medio superior y 21.75% de nivel superior.

De la población, 35% vive en pobreza y 33.2% en pobreza moderada; del total de habitantes, 62.5% tienen al menos una carencia social, de acuerdo con el Coneval.

Para el caso de Naucalpan, Edomex, hay un rezago educativo en 25.9% de su población, la cual asciende a 844 mil 219 personas. De ellas, 48.73% tiene estudios de nivel básico, 23.37% de media superior, y 24.17% cuenta con estudios superiores.

Cifras del Coneval ubican a 37.1% de la población en pobreza y a 33.2% en pobreza moderada; 57.8% de habitantes tiene al menos una carencia social.

La estadística de 2014 señala que en este municipio existen dos mil 444 personas destinadas a la seguridad pública; es decir, que hay un agente por cada 345 personas.

Los linchamientos son “una de las expresiones más graves de la crisis de inseguridad, violencia e impunidad” que vive México, denunció la CNDH en el documento presentado en mayo.

Según el reporte, en un año, los casos de linchamientos se dispararon 190%, al pasar de 60 perpetrados en 2017 a 174 en 2018.

El informe advierte que la tendencia al alza continuará este año, cuando apenas en cinco meses hubo 67 casos con 107 víctimas.

Uno de los casos más sonados ocurrió en febrero pasado, cuando habitantes y autodefensas capturaron y mataron a seis hombres que presuntamente habían intentado secuestrar a maestros en Veracruz.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Copy Protected by Chetan's WP-Copyprotect.