Francisco Toledo es marca registrada ante el IMPI

El Heraldo

Desde 2015 el nombre Francisco Toledo es una marca registrada ante el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial (IMPI), por lo que cualquier actividad o producto que lleve este título debe contar con autorización de sus albaceas, incluyendo la medalla que propone el diputado Sergio Mayer.

A pesar de ello, el legislador insistió ayer en preservar el nombre de Toledo en la medalla, que fue aprobada por la Cámara de de Diputados el 10 de diciembre pasado. En un comunicado, informó que envió a los hijos del artista un oficio para “establecer una comunicación formal y directa (…) y resolver la situación en un marco institucional” y les invitó a reunirse lo más pronto posible.

La ficha ante el IMPI, sin embargo, establece que el propio artista juchiteco solicitó el registro en marzo de 2015; la autorización llegó en julio del mismo año. Con el número 1554801, se especifica que aplica desde enero de 1954 y que se realiza en la categoría de Productos y Servicios de “Clase 41”, que comprende servicios de educación de personas; servicios con propósitos de recreo, diversión y entretenimiento, así como servicios de presentación al público de obras de artes plásticas o literarias con fines culturales o educativos.

La abogada Marta Angelina Cué Bolaños, directora de Cué&Asesores, funge como apoderada. Y en 2017, el registro cambió su dirección a Callejón de Hidalgo 115, Oaxaca; sede de la Asociación de Amigos del IAGO.

El 17 de diciembre pasado, la familia de Toledo dio a conocer una carta en la que manifestó su desacuerdo con la propuesta de Mayer, argumentando que el artista rechazó toda clase de reconocimiento, homenaje o distintivo económico en vida.

El diputado ignoró la petición y continuó con los trámites para instaurarla. El pasado jueves, los hijos del artista, Natalia, Laureana, Jerónimo, Sara, Benjamín López y Trine Ellitsgaard, publicaron otra misiva donde insisten en cambiar el nombre a la presea y respetar la voluntad del artista fallecido en septiembre de 2019.

“El legado del maestro Toledo, institutos que creó y proyectos que impulsó, son para todo el público, pero su nombre y persona son de carácter privado, así como él siempre llevó su vida”, afirmaron.

Insistir en utilizar el nombre de Toledo para la presea sin autorización de los dueños, incurre en una falta, afirmó Sofía Mejía, abogada del despacho IPérez Navarrete, especialista en propiedad intelectual.

“Están utilizando un nombre ya inscrito y eso causa daños y prejuicios. La familia puede levantar la demanda correspondiente por daños y prejuicios, y quien use el nombre debe ser sancionado y pagar a los propietarios, esto aunque sean diputados, los que usan su fuero para saltarse, es una falta”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Copy Protected by Chetan's WP-Copyprotect.