La Sandunga que estremeció a Tehuantepec a medianoche de una pandemia

Edgar Cruz

TEHUANTEPEC.- Un evento excepcional para honrar al son más sublime de los tehuanos cautivó la noche de este sábado 30 de mayo a una ciudad afectada por la pandemia del coronavirus.

Lo que debió ser la celebración de la Vela Sandunga, pausada por la contigencia sanitaria, se convirtió en un homenaje emotivo que cientos de personas pudieron percibir a través de una transmisión especial por Facebook Live.

Y aunque la conmemoración inició desde el mediodía con ofrendas florales y guardias de honor a los momentos al Centenario de La Sandunga, en el atrio de la iglesia del barrio Santa María, y al busto del General Máximo Ramón Ortiz, en el parque central, la mayor atención estaba centrada en la noche.

Y es que según la tradición, La Sandunga debe ejecutarse justo a la medianoche en la majestuosa vela que lleva su nombre, en el último sábado de mayo.

Pero este año, la pandemia del COVID-19 obligó a la suspensión de tan tradicional festejo por lo que autoridades municipales y colectivos culturales como Identidad Tehuana, Retehuanización e Istmo Mágico, se unieron para realizar un homenaje al himno inmortal de Santo Domingo Tehuantepec.

Previo a las 12:00 de la noche, un silencio se asomaba en la explanada del Palacio Municipal donde año con año se realiza la Vela Sandunga.

Luces de colores y proyectores iluminaban la sede del ayuntamiento; alrededor una banda integrada por varios músicos de la ciudad esperaban el momento indicado.

La ejecución del son

Y llegó la hora. En el centro de la explanada, un toque de corneta abrió el ritmo que inicia el sublime son de La Sandunga. Los acordes musicales le siguen con un contraste de ritmos violentos que toman su armonía para entonarse en el glorioso jaleo español que fue adoptado por esta tierra zapoteca.

La Sandunga estremeció a este pueblo sumido en el silencio por una pandemia donde en otros años disfrutaba de una majestuosa Vela, con mujeres ataviadas del traje de tehuana, colores que adornaban el cielo y olores a flores que recordaban lo grandioso de esta cultura ancestral.

Fuegos artificiales acompañaron al sublime son y en cada una de las iglesias de los 14 barrios de Tehuantepec, los cohetes secundaban el paso de la gloriosa melodía.

Fue el momento de mayor orgullo para los tehuanos. Su Sandunga se dejó escuchar pese a la cancelación de su vela y a la contigencia sanitaria que impide a los ciudadanos salir y realizar su vida normal.

Una diana siguió a la entonación de La Sandunga para después terminar con el Popurrí Guendaliza’a que reúne a los principales sones de calenda que ha creado esta ciudad de innumerables melodías.

Durante el sábado, los tehuanos usaron las redes sociales como Facebook, Twitter e Instagram para mostrar sus fotografías en las ediciones pasadas de la Vela Sandunga o portando la vestimenta tradicional.

Y así, este pueblo no dejó de celebrar a su glorioso himno, con la esperanza de que el próximo año pueda disfrutar de su majestuosa vela.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Copy Protected by Chetan's WP-Copyprotect.